Viktor Orbán: todo un referente. ¡Qué más quisiéramos! ¡Imprescindible!

Discurso del primer ministro húngaro Viktor Orbán en Budapest el 15 de marzo de 2022. (Las negrita son nuestras)

Señoras y señores… Buenas tardes a todos…

Una antigua costumbre húngara es que cuando el destino del país cambia, nos reunimos, compartimos nuestros pensamientos y juntos decidimos cómo evitar los problemas y qué dirección tomar. Esta es nuestra mayor fortaleza. Llevamos haciéndolo más de mil cien años. (…) Todos somos diferentes y estamos ocupados en mil cosas distintas. Pero cuando surge la necesidad, nos reunimos y nos unimos: jóvenes y ancianos, hombres y mujeres, gente de la ciudad y del campo, ricos y pobres: todos los húngaros. En tiempos de peligro, el país decide su futuro colectivamente. Y sabemos que aquí con nosotros no solo están aquellos que podemos ver con nuestros ojos. Aquí están también aquellos que solo podemos ver con el corazón: los valientes ancestros, los famosos guerreros y los valerosos antepasados. Y aquí también están nuestros hijos, nietos y bisnietos aún no nacidos, que serán los valientes héroes, los famosos guerreros y nuestros valientes descendientes en las edades venideras. (…)

Debemos hablar de asuntos serios. Sobre la guerra y la paz, sobre la salvación de la patria y los peligros que se avecinan. En primer lugar, queridos amigos, tengamos claro lo que queremos. Desde que tenemos memoria, desde que existe una memoria nacional húngara compartida, los húngaros siempre han querido lo mismo bajo la sombra de los Cárpatos. ¡Que haya paz! ¡Que haya libertad! ¡Que haya acuerdo! «¡Que haya paz, libertad y acuerdo!»… Pero esto no puede quedarse en un mero deseo, pues se desvanecerá como un suspiro. Para la paz, la libertad y el acuerdo, necesitamos lo mismo: fuerza.

Un pueblo débil no conseguirá la paz, sino que, en el mejor de los casos, recibirá misericordia…. Un pueblo débil no puede construir ningún acuerdo, sino que, en el mejor de los casos, puede resignarse a su destino. La paz, la libertad y el acuerdo son las recompensas de los pueblos fuertes. Suya es la prosperidad, la confianza en sí mismos, la seguridad y una vida pacífica…. Queremos un país fuerte que, por las leyes de la naturaleza, no pueda desprenderse del sistema solar de los pueblos, sino que gire siempre sobre su propio eje, no ceda a la atracción de otros planetas y no permita que los intereses de los pueblos extranjeros determinen su órbita. Esto requiere fuerza: una fuerza que dé autoridad. Estamos reuniendo esta fuerza, estamos construyendo esta Hungría fuerte año tras año, y lo estamos haciendo desde hace doce años. Por eso apoyamos a las familias y hemos creado un millón de nuevos puestos de trabajo. Por eso hemos gravado a las multinacionales, hemos recortado las facturas de los servicios públicos de los hogares y hemos enviado a casa al FMI. No nos han desviado ni las inundaciones, ni las migraciones, ni las pandemias; y tampoco pretendemos que nos desvíe la guerra….

La nuestra es… una tierra de gente de buen corazón: llena de grandes personas, desde santa Isabel hasta los miles de personas que hoy ayudan a los refugiados que huyen para salvar su vida. Todo esto está muy bien, pero no es suficiente. La belleza, el ingenio y la generosidad solo harán un país satisfecho si se combinan con la fuerza…. Vivimos en el horizonte de países más poderosos: alemanes, rusos, turcos y, más recientemente, estadounidenses. Pero esto no es motivo para ser débiles de corazón, ni para tener miedo. Y, ciertamente, no es motivo para rendirse. La fuerza no es simplemente una cuestión de músculo…. Un país debe ser primero fuerte en su espíritu…. Fijamos nuestros propios objetivos y nadie puede disuadirnos de ellos. No nos castigamos ni nos compadecemos de nosotros mismos porque somos húngaros; y no dejamos que los demás nos castiguen o se compadezcan de nosotros. No nos doblegamos, no nos acobardamos y no ocultamos nuestras opiniones, aunque a los demás no les gusten. No buscamos caerle bien a todo el mundo, porque eso es, en todo caso, imposible; y no todo el mundo es de nuestro agrado….

Cuando en 2010 Hungría se encontraba en su punto más débil y la tarea de gobernar volvía a quedar en nuestras manos, juramos ser inquebrantables, confiar en una voluntad común que volara por encima de todos los obstáculos, defender siempre a Hungría y no rendirnos nunca, ni un solo minuto. Esto es lo que nos ha pasado, esto es lo que nos ha llevado adelante y esto es lo que ha levantado a Hungría y nos ha llevado a dónde estamos hoy. En este tiempo han nacido 200.000 niños más de los que habrían nacido si la izquierda hubiera seguido en el gobierno. Los que quieren trabajar pueden encontrar trabajo. Tenemos una constitución nacional y un millón más de nuevos ciudadanos. Y 15 millones de húngaros tienen una patria. El país es uno, la patria es una, la nación es una. Y por fin tenemos una política exterior digna de ese nombre. Somos capaces de cerrar las fronteras a los inmigrantes y tendremos un ejército digno de combate… Y es que el mundo solo respeta a quienes tienen el temple y la fuerza para defenderse. También debemos aclarar cuál es nuestra posición respecto a la guerra…. La guerra ha estallado en un país vecino, en un país donde viven cientos de miles de húngaros. Con sus armas, nuestros soldados y policías tienen ahora que garantizar la seguridad, no solo de nuestra frontera sur, sino también de nuestra frontera este. Les damos las gracias por ello. Estamos llevando a cabo el mayor programa de ayuda humanitaria de nuestra historia. La crisis energética que ya está asolando a Europa Occidental está martillando a nuestra puerta. Llevamos dos años superando por fin una pandemia como no se había visto en cien años. Y por si todo esto fuera poco, aquí tenemos también a la izquierda húngara. Hemos entrado en una época de peligro. Ahora no hay lugar para el error, ni para la precipitación, y no podemos permitirnos tomar ni una sola mala decisión. Hungría está en la frontera entre mundos: entre el Este y el Oeste, el Norte y el Sur.

En estos lugares las guerras no se libran por nosotros ni en nuestro interés. La regla ha sido que no importa quién gane: saldríamos perdiendo. Europa Central es simplemente un tablero de ajedrez para las grandes potencias del mundo, y Hungría es simplemente una pieza en su juego. A veces uno de ellos quiere empujarnos a la primera línea, y a veces es otro el que quiere hacerlo. Si sirve a sus propósitos y no somos lo suficientemente fuertes, incluso nos sacrificarán. Nuestra historia nos ha enseñado muy bien la naturaleza de las guerras. Hay países que quieren conseguir sus objetivos mediante la guerra; pero sabemos que la mejor guerra es la que se puede evitar. Rusia mira a los intereses rusos, Ucrania mira a los intereses ucranianos. Ni Estados Unidos ni Bruselas piensan con la cabeza húngara ni sienten con el corazón húngaro. Debemos representar nuestros propios intereses, con calma y valentía.

Nuestro interés es evitar ser un peón sacrificado en la guerra de otros. En esta guerra no tenemos nada que ganar y todo que perder. Debemos mantenernos al margen de esta guerra. Ni un solo húngaro debe quedar atrapado entre el yunque ucraniano y el mazo ruso. Por lo tanto, no enviaremos soldados ni armas a las zonas de combate.

La izquierda ha perdido el sentido de la realidad y quiere entrar como sonámbula en una guerra cruel, prolongada y sangrienta. La izquierda quiere enviar soldados húngaros y armas húngaras al frente. No lo permitiremos, no permitiremos que la izquierda arrastre a Hungría a esta guerra. No permitiremos que la izquierda haga de Hungría un objetivo militar, que haga de los húngaros de Hungría y de Transcarpacia un objetivo. Los húngaros sabemos muy bien quiénes son los que se benefician de esas guerras. Somos lo suficientemente fuertes como para resistir los planes de la izquierda y de los belicistas que están detrás de ellos.

Katalin Novák,

Katalin Novák, la nueva presidenta de Hungría -Dios la bendiga- ha dicho lo siguiente: «Las mujeres quieren ganar la paz, no la guerra». Y parece que una vez más las mujeres tienen razón. La guerra destruye, la paz construye. Las madres saben que se necesitan veinte años para criar a un niño hasta la edad adulta, pero que veinte segundos son suficientes para destruirlo. Las mujeres no ven una batalla entre Oriente y Occidente, sino madres ucranianas y rusas, niños huérfanos, cabezas de familia, padres e hijos muertos en el tiroteo. En lugar del poder coercitivo de las sanciones, ven privaciones. Si queremos poner fin a la guerra, si queremos que Hungría se mantenga al margen, debemos escuchar a las mujeres. Por primera vez en nuestra historia, y en el momento oportuno, una mujer se ha convertido en presidenta de la República de Hungría.

Esta guerra nunca debería haber ocurrido. Hungría ha hecho todo lo que podía hacer -y todo lo que se podía esperar de ella- en interés de la paz. No podemos excluir la posibilidad de que el día de las elecciones parlamentarias y del referéndum sigan rugiendo los disparos en nuestro país vecino. Nunca hemos tenido unas elecciones así. Lo que está en juego en las elecciones no disminuye por la amenaza de guerra, sino que aumenta. De hecho, se eleva hasta el cielo: una derecha favorable a la paz o una izquierda favorable a la guerra; construcción o destrucción; avance o retroceso. Nosotros decimos que debemos preservar la paz y la seguridad de Hungría: quien vota por la paz y la seguridad vota por Fidesz. Debemos sentir con un corazón cristiano y pensar con una cabeza húngara. Ahora todo el mundo puede ver la diferencia entre las mujeres asustadas que huyen de los combates en nuestro país vecino con sus maletas y sus hijos, y los emigrantes de miles de kilómetros que asedian nuestras fronteras. Hungría ayuda a los refugiados, pero sigue rechazando la migración… Estamos unidos y por eso también ganaremos el referéndum: para detener en las fronteras de Hungría la locura de género que recorre el mundo occidental. Protegeremos a nuestras familias y a nuestros hijos; un padre es un hombre, una madre es una mujer, ¡y dejemos a nuestros hijos en paz!

De The Imaginative Consnervative e Infovatiaca


6 respuestas a «Viktor Orbán: todo un referente. ¡Qué más quisiéramos! ¡Imprescindible!»

  1. Gracias al El Español Digital por este gran artículo
    Eso es ser una Nación, y por eso el NOM, USA y la anticristiana Europa quieren someterla a la tiranía satánica en la que se está conviertiendo el Mundo.
    «Un país debe ser primero fuerte en su espíritu. Fijamos nuestros propios objetivos y nadie puede disuadirnos de ellos. No nos castigamos ni nos compadecemos de nosotros mismos porque somos húngaros; y no dejamos que los demás nos castiguen o se compadezcan de nosotros. No nos doblegamos, no nos acobardamos y no ocultamos nuestras opiniones, aunque a los demás no les gusten. No buscamos caerle bien a todo el mundo, porque eso es, en todo caso, imposible; y no todo el mundo es de nuestro agrado.
    Defender siempre a Hungría y no rendirnos nunca, El país es uno, la patria es una, la nación es una.
    Ni Estados Unidos ni Bruselas piensan con la cabeza húngara ni sienten con el corazón húngaro. Europa Central es simplemente un tablero de ajedrez para las grandes potencias del mundo, y Hungría es simplemente una pieza en su juego.Si sirve a sus propósitos y no somos lo suficientemente fuertes, incluso nos sacrificarán.
    La izquierda ha perdido el sentido de la realidad. En este tiempo han nacido 200.000 niños más de los que habrían nacido si la izquierda hubiera seguido en el gobierno. Los que quieren trabajar pueden encontrar trabajo. Tenemos una constitución nacional y un millón más de nuevos ciudadanos.
    No permitiremos que la izquierda arrastre a Hungría a esta guerra. No permitiremos que la izquierda haga de Hungría un objetivo militar, que haga de los húngaros de Hungría y de Transcarpacia un objetivo. Los húngaros sabemos muy bien quiénes son los que se benefician de esas guerras. Somos lo suficientemente fuertes como para resistir los planes de la izquierda y de los belicistas que están detrás de ellos.
    Debemos representar nuestros propios intereses, con calma y valentía. Defender siempre a Hungría y no rendirnos nunca, ni un solo minuto».
    Gracias.

    1. Cierto es que nadie debe hacer ilusiones por nada de este mundo, y el mismo concepto de la palabra ilusión nos advierte que es una imaginación engañosa de nuestros sentidos no basada en la verdadera realidad.
      Y como bien afirma el autor con realismo y sin hacerse ilusiones: «No buscamos caerle bien a todo el mundo, porque eso es, en todo caso, imposible; y no todo el mundo es de nuestro agrado».
      Y es cierto también que las palabras pueden estar bien pero que no valen si no se demuestran con verdaderos hechos.
      Un ejemplo, el homólogo del autor en España sería Vox. Pues bien, esa formación política dice cosas muy ilusionantes de España, pero la realidad del hecho fue, que prefieren antes al Estado sionista de Israel que a España.
      La prueba, el hecho: el caso de ese militante que se presentaba en una provincia y tuvo que irse -por las buenas, dicen ambas partes- no porque ponía en duda los millones de judíos y sionistas asesinados, ponía en duda que fuese la dogmática cifra de 6 millones de muertos.
      Y por cierto, sé que Felipe ingresó en la Masonería durante su estancia de estudios en USA, y el saludo del señor de Vox no se trata de unas «cosquillas» como afirma el comentariasta del artículo y las fotos: https://www.elnacional.cat/es/politica/peculiar-apreton-manos-santiago-abascal-rey_392077_102.html

    2. Viktor Orbán vence a opositor pro-LGBT en victoria electoral aplastante
      «El mundo entero puede ver que nuestra marca de política patriótica, conservadora y demócrata cristiana ha ganado», dijo Orbán a las multitudes que lo vitoreaban.

      David McLoone, 4 de abril del 2022.
      BUDAPEST ( LifeSiteNews ) – El primer ministro húngaro pro-vida y pro-familia, Viktor Orbán, ganó un cuarto mandato como líder de la nación de Europa Central después de que se anunciara el domingo el éxito aplastante de su partido conservador Fidesz en las urnas.
      Orbán, de 58 años, luchó contra una coalición de seis partidos que buscaba derrocarlo para obtener una mayoría calificada en el Parlamento, con Fidesz ahora ocupando 135 de los 199 escaños disponibles, poco menos del 68 por ciento, y el bloque de la oposición ocupando solo 56 escaños.
      Orbán, quien ha presidido Hungría durante 12 años y es el primer ministro con más años en el cargo en la Unión Europea (UE), ahora gobernará por otros cuatro, a pesar de que las primeras encuestas predijeron que sería destituido.
      El primer ministro fue recibido por una multitud que vitoreaba su nombre el domingo por la noche mientras los resultados de las encuestas mostraban su éxito. Dirigiéndose a sus seguidores, Orbán dijo que “han obtenido una gran victoria, una victoria tan grande que se puede ver desde la luna y ciertamente desde Bruselas”.
      “El mundo entero puede ver que nuestra marca de política patriótica, conservadora y demócrata cristiana ha ganado”.
      “Estamos enviando a Europa un mensaje de que esto no es el pasado, es el futuro, nuestro futuro europeo común”.
      Orbán recibió mensajes de elogio por su reelección de políticos y comentaristas conservadores, incluida la francesa Marine Le Pen, quien dijo que “[c]uando la gente vota, la gente gana”.
      David Kurten, líder del conservador Partido Heritage del Reino Unido, felicitó a Orbán en Twitter luego de su victoria, apoyando la fuerte postura a favor de la familia del líder húngaro.
      Felicitaciones a Viktor Orban por ganar las elecciones generales húngaras una vez más.
      A diferencia de otros líderes occidentales, apoya a la familia tradicional, protege a los niños de los activistas LGBTQ y se opone al envío de armas a Ucrania»:
      https://www.lifesitenews.com/news/hungarys-prime-minister-viktor-orban-defeats-pro-lgbt-opponent-in-landslide-election-victory/?utm_source=featured&utm_campaign=usa

  2. En España, desde el año 1976, todo el contenido -tan sensato- de ese discurso de Viktor Orbán, pasó a tener la vitola de «facha». Y, unos más y otros menos, las responsabilidades han estado más repartidas que el premio gordo de la lotería de Navidad.

  3. Amigos comentaristas NO haceros muchas ilusiones con Víctor Orban. Aunque el artículo -discurso – es excelente, este político está comprometido como VOX, Marine Le Pen y tantos otros, con el NOM.
    Hace tiempo que me desengañe de estos señores y, la prueba del algodón es que TODOS quieren seguir en la Unión Europea que es otro de los peones del MAL, de Lucifer, de los Estados Unidos y tantos otros lacayos de los Illuminati que quieren la destrucción de la verdadera Iglesia de Cristo.
    Íñigo Caballero
    Donostiarra y carlista desde que nací

  4. Discurso admirable en coherencia con las acciones prácticas que se implantan en su país. ¡Qué bien que le vendría a España un dirigente así! Ciertamente, todo ello sea dicho con las reservas y prudencia que aconseja el no conocer toda la realidad, pero por lo menos y de momento, esas manifestaciones y lo que podemos observar no es criticable.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad