Villanueva de Algaidas: paletos y cazurros sodomizados

Está claro que les debe gustar que les den por el tralará, porque de otra forma no se entiende.

La cosa ha sido como sigue:

Villanueva de Algaidas es un pueblecito de la provincia de Málaga de poco más de cuatro mil habitantes. Un pueblo de esos de toda la vida, de sol y moscas; de esos en los que nunca pasa nada, gracias a Dios, cosa que hoy en día pocos agradecen y menos valoran.

Llegada la semana del adoctrinamiento sodomítico, que este año, menos mal, ha pasado desapercibida por mor del infecto «bichito», su ayuntamiento, políticamente correcto, claro, colocó en el balcón del consistorio un trapito multicolor, manifiestamente anticonstitucional; aquí lo políticamente correcto suele ser eso, anticonstitucional.

Como en dicho pueblo aún quedan hombres y españoles, bueno, sólo tres, se presentaron éstos en la Guardia Civil denunciando el hecho obligando la Benemérita al ayuntamiento a descolgar la sábana sucia.

Pues bien, entonces un listo, un aprovechado comerciante de Torremolinos, Antonio Carlos Alcántara, conocida la noticia por su hermana que vive en Villanueva de Algaida, y según el mismo declara Como este año, por el coronavirus, no se ha celebrado el orgullo gay, pues tenía casi 400 banderas del movimiento LGTBI sin vender en mi negocio. Así que dije, me las llevo ahora mismo para allá para colocarlas donde pueda”. Y pensado y hecho.

Tal individuo, o sea, tal comerciante que confiesa que tenía un stock al que no iba a poder darle salida, o sea, unas pérdidas nada despreciables, ve la oportunidad de «colocarlas donde pueda», es decir, de darles salida; altruista que es el tío. Se presenta en el pueblo y distribuye las sábanas sucias que los vecinos cogen y cuelgan en sus casas o jalean por las calles, haciéndose fotos para la posteridad.

Lo que no ha dicho el comerciante, ni el ayuntamiento suelta prenda, es quién ha pagado la «hazaña», porque a estas alturas nadie se cree que el espabilado haya perdido dinero.

El asunto es una prueba más, que en realidad no hacía falta pues a miles, de la pérdida de sesera que cual real y terrible pandemia afecta a España, así como de la ignorancia y borreguismo que nos ahoga. Ver a esos ochentones luciendo «bandera» sodomítica» y casi peor a sus nietos alardear de lo que no tienen ni idea de lo que realmente es porque sus abuelos así se lo piden, es patético, penoso, triste e indignante.

¿Y el cura del pueblo? ¿Les recriminará el hecho en el próximo sermón? Seguro que no.

En fin, que Dios les perdone porque no les quepa la menor duda de que les va a exigir –a unos más y a otros menos– responsabilidades por prestarse a difundir lo que es antinatura y por ello grave ofensa a Dios.


3 respuestas a «Villanueva de Algaidas: paletos y cazurros sodomizados»

  1. Cura (de almas) no creo que haya ninguno en el pueblo. Si acaso, algún «caritativo» ecologista al servicio de la Iglesia Bergogliana de la Pachamama. ¡Faltaría más!

  2. Este lamentable y esperpéntico suceso tiene varias perspectivas:

    1.- el primero cómo se manipulan a los niños (lo digo por la fotografía de los niños sosteniendo la bandera) que no tienen ni idea, ni ellos ni sus padres de lo que todo eso significa y el trasfondo que tiene.

    2.- El segundo lo mucho que cuesta construir e inculcar cosas buenas, y lo pronto que germinan las malas (todo el cotarro este de la perversión sexual organizada, la fiesta satánica de Hallowen que en unos pocos años se ha implantado en España como si de una tradición de siglos se tratara, el carnaval, la droga, el botellón los tatuajes, los pantalones llenos de rotos, etc. etc).

    3.- Y luego está la incultura incrustada en muchos pueblos de Andalucía, muchos de estos «puretas» son socialistas desde pequeños, si no en este pueblo en otros de la zona abundan los antiguos bandoleros de posguerra o simpatizantes de los mismos, y son fanáticos de dos cosas, de la incultura y del comunismo haga lo haga y sea como sea, su fanatismo les impide ningún análisis. Son sobrevimientes de la Málaga roja que cuando los nacionales bombardeaban el frente ellos en venganza sacaban a los derechistas y curas encarcelados y los mataban en venganza, esto ocurría con el Gobernador rojo Francisco Rodríguez y sus bandas de asesinos como el «Batallón Metralla». Que mucho hablar de «la carretera de la muerte», pero se callan lo que pasó antes de la carretera la muerte y la cantidad de crímenes que se cometieron. De hecho cuando se liberó la ciudad, el barco prisión «Marqués de Chávarri» que funcionaba como una cheka, fondeado en el puerto de Málaga, fue escenario de una de tantas gestas heroicas durante la guerra, hoy olvidadas: en febrero de 1937, para evitar que ante la inminente entrada de los Nacionales para liberar Málaga, las personas detenidas fueran asesinadas (como era práctica habitual en el bando rojo, antes de huir), un pequeño grupo de legionarios al mando de un oficial tuvo la misión de asaltar el barco y conservarlo para España hasta que las tropas nacionales tomaran la ciudad. La misión fue cumplida, de madrugada y a nado llegaron al barco, redujeron a los milicianos usando sólo arma blanca para no alertar a la Guarnición, y mantuvieron el buque hasta que llegaron las fuerzas de España, sin sufrir una baja (a pesar de que, confirmando los temores, hubo dos intentos de asalto por parte de los rojos cuando los nacionales iniciaron la entrada a la ciudad, que fueron rechazados por los legionarios con bombas de mano y fuego de fusilería) y salvando la vida de las casi 300 personas que estaban en él recluidas esperando la muerte, que pudieron ser liberadas sin novedad, entre grandes vivas a España, abrazos y llantos de emoción por lo que se consideraba un verdadero milagro, mientras la Bandera de España era izada.
    Entonces en esos pueblos hay una «cultura» del fanatismo rojo muy arraigada.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*