VOX en Andalucía y en España, por Ángela Mulas

mm

Ángela Mulas Belizón es diputada del Parlamento de Andalucía y portavoz adjunta del grupo parlamentario Vox en Andalucía. Licenciada en Derecho por la Universidad de Cádiz, colegiada en el Ilte. Colegio de Abogados de Cádiz, abogado en ejercicio desde 1995 hasta 2018 (hoy no ejerciente por ser diputada), con despacho propio fundado en 1.995.

En esta entrevista reafirma los valores de libertad que defiende VOX frente a las imposiciones de la izquierda. VOX ha venido para quedarse y para hacer oposición frontal a la dictadura del pensamiento único, que quiere destruir los valores que han hecho grande a la sociedad española.

Ángela Mulas

La irrupción de VOX en la política española es incómoda porque se opone frontalmente a la ideología dominante…

La situación política llegó a extremos absurdos. Los partidos llegaron a unos extremos absolutamente indecentes para poder justificarse a sí mismos, y en ese contexto llegó VOX, para defender a España por encima de todo, con un discurso claro basado en el sentido común. VOX incomoda porque hace ver la realidad, somos el niño del cuento “El Rey desnudo”, y nos oponemos a unas ideologías que tienen como objetivo destruir todo lo que somos como país, y que pretenden imponer una auténtica dictadura de pensamiento único. Las izquierdas hoy representan la mayor pérdida de libertad desde la II guerra mundial.

Y por ello no cesan de desprestigiarles a nivel político, a nivel de medios…

Los medios están en su mayoría en manos de las izquierdas. Vivimos tiempos en los que unos pocos periodistas defienden una profesión dominada por la propaganda política constante y machacona. Evidentemente los medios rendidos a esa propaganda son instrumentos que intentan destruir a VOX, pues somos los únicos que hoy por hoy decimos la verdad sin complejos, y dejamos a un lado esa obsesión por lo “políticamente correcto”.

La supremacía moral de la izquierda ha impuesto el dogma excluyente de que sólo se puede defender a la mujer si eres de izquierdas…

Ese planteamiento es el resultado de una serie de complejos que se han impuesto en nuestra sociedad, complejos que la propaganda de izquierdas ha impuesto durante los últimos treinta o cuarenta años. Nos han mentido machaconamente y de tanto repetir sus mentiras la sociedad ha llegado a creerles. La realidad es que hoy por hoy el feminismo que defiende la izquierda no es un auténtico feminismo, sino un método para utilizar a las mujeres para sus fines electoralistas. Hacen mucho daño a la sociedad y a las propias mujeres. Para las izquierdas todo vale para mantener el poder, que ya no es sólo político, sino también económico y mediático.

Y ustedes buscan la verdadera igualdad para la mujer…

Sí, verdadera igualdad. Lo que supone ayudar a la mujer, dejarla ser mujer, ayudarla a ser mujer. Que la sociedad ayude a la mujer que quiera ser madre, que la ayude a conciliar su feminidad con sus aspiraciones académicas o profesionales, pero sin provocar un enfrentamiento entre sexos, sino transmitiendo a los jóvenes valores de compañerismo y ayuda entre hombres y mujeres, valores propios de la familia, que es la columna vertebral de nuestra sociedad y fomentando la libertad de la mujer para que decida su futuro, sin que los estilos o modas le impongan límites. Nos resulta aberrante que desde las izquierdas se haya llegado a convencer a muchas jóvenes de que el aborto, por ejemplo, supone su libertad, cuando es la consecuencia y causa de las mayores tragedias para la mujer, y signo de la más absoluta falta de libertad que una mujer puede sufrir.

E igualdad real entre todos los españoles, sin discriminar al varón por el hecho de serlo…

Efectivamente, por ello creemos que hombres y mujeres deben verse unos a otros como compañeros, que deben complementarse. No deben estar enfrentados. Por ello, debemos transmitir los valores que inspiraron nuestra sociedad desde siempre, valores de respeto y cooperación para que ambos sexos creen juntos una sociedad igualitaria que mira al futuro con alegría, no en este odio y enfrentamiento constante que quieren imponer las izquierdas.

Es clara la indefensión del varón ante cualquier acusación, pareciera que ya no existe la presunción de inocencia…

La legislación hoy por hoy no trata igual al hombre y a la mujer en determinadas circunstancias. La intención de atajar la violencia familiar es loable, pero los métodos impuestos por las ideologías feminazis son absurdos y están provocando un daño social que va a ser difícil de reparar.

Y ustedes proponen acabar con todos los chiringuitos que viven bajo la bandera del feminismo…

Las izquierdas han aprendido a crear asociaciones y ONGs ideologizadas y receptoras de ayudas económicas con dinero público. La labor de desmontaje es difícil, y para ello necesitamos poder político. VOX tiene representación, pero necesitamos aumentarla para poder tener más fuerza en las instituciones.

Háblenos de la importancia de luchar contra la manipulación del lenguaje y hablar por ejemplo de violencia intrafamiliar en vez de violencia machista por ejemplo…

Los métodos de las izquierdas son variados, unos más sutiles y otros más explícitos. Los hay así de sutiles, tal como crear nuevas palabras, nuevas expresiones, que en sí mismas ya suponen una declaración ideológica. La violencia siempre es violencia, independientemente de cómo se la denomine, pero la violencia intrafamiliar engloba mucho más que la violencia machista. Es decir, la llamada por las izquierdas “Violencia machista” solo se refiere a una mínima parte de la violencia doméstica, pues no engloba la violencia de la mujer al marido, ni la violencia entre padres e hijos, o entre cualquier miembro de la familia y los abuelos, ni entre parejas homosexuales. Negar que esa violencia existe es hacer oídos sordos a la realidad, la violencia no tiene género.

¿Qué influencia está teniendo a este respecto VOX en Andalucía?

Gracias a VOX el PSOE perdió el gobierno andaluz. Sin VOX hubiese sido imposible. Estar ahí, poder transmitir nuestro mensaje es también importante. Además estamos logrando influir mucho en el gobierno, en la lucha contra la corrupción y el levantamiento de alfombras, y estamos satisfechos de los cambios que provocamos en los presupuestos, la bajada de impuestos, el cambio en las políticas de igualdad, los logros obtenidos en inversiones, en infraestructuras judiciales, en oficinas de atención a los inmigrantes, etc.    Hemos conseguido un cambio en el enfoque que se estaba dando a la violencia doméstica, y prueba de ello es el que hayamos conseguido que los servicios de ayuda lo sean para todas las víctimas de la violencia intrafamiliar, tales como el servicio de atención telefónica que ahora lo es para todos los miembros de la familia que puedan sufrir algún tipo de maltrato (sin distinción de sexo o edad).

Somos 12 parlamentarios. En las próximas elecciones tenemos que aumentar nuestra representación y aumentar nuestra influencia.

Ustedes hacen una enmienda a la totalidad a la ideología de género…

Vox aboga por una política de igualdad entre hombres y mujeres basada en la igualdad real, según lo dispuesto en el art. 14 de la Constitución Española. O sea, en una política basada en que todos somos iguales ante la Ley, sin discriminación por razón de SEXO, raza, religión, opinión u orientación sexual.

Una política basada en la igualdad de oportunidades, en la que se prime la capacidad, el mérito y la excelencia. Por eso, toda ideología basada en una discriminación de un sexo hacia otro, como es el caso de la ideología de género, la rechazamos. No entendemos que este tipo de ideología rechace al hombre por el hecho de serlo, que no se respete la presunción de inocencia del varón, teniendo además en cuenta que la ley no ha minorado el número de actos de violencia contra la mujer, por lo que es necesaria su modificación.

Es una dictadura irracional hacernos ver que cada persona es libre de elegir el género que quiera…

Nuestra política está basada en la libertad. Las sociedades evolucionan, y ya en los años ochenta la jurisprudencia del nuestro Tribunal Supremo reconoció el derecho de un transexual a ser reconocido legalmente como mujer (con ciertos límites). Para ello hablaba el Tribunal Supremo de “ficción de hembra” que obtenía protección jurídica, y para ello llegaba a distinguir el sexo psíquico del sexo biológico.

Nuestra Constitución en su artículo 10 establece como fundamento del orden político y de la paz social, entre otros, el libre desarrollo de la personalidad, el respeto a la ley y a los derechos de los demás.

Han pasado ya muchos años, hemos evolucionado, y en la actualidad no existe conflicto social sobre este asunto, nuestra sociedad es la más tolerante y respetuosa que pudiera existir. En realidad el problema es que las izquierdas mienten al proclamar una homofobia generalizada que en realidad no existe, y a la vez intentan imponer la ideología LGTBI hasta tal punto que llegan a planteamientos absurdos. El peligro reside en que esos planteamientos, disfrazados maliciosamente como defensores de derechos, llegan a los niños y adolescentes, a los que se les transmiten auténticas falsedades sobre el sexo y las relaciones interpersonales. Tales adoctrinamientos pueden llegar a ser muy dañinos. Los niños y adolescentes son influenciados por estos adoctrinamientos sin consentimiento de sus padres, en unos momentos claves de su formación personal.

Debemos despolitizar este asunto, y formar a los jóvenes en colaboración con sus padres. Es muy perjudicial transmitir a los niños y adolescentes ideas absurdas, tales como que su sexo se elige como se elige el color de una camiseta. Nuestra sociedad terminará pagando ese daño que se provoca a aquellos a los que debemos guiar en los mejores valores posibles.

No deja de ser una imposición del marxismo cultural…

La izquierda ha tratado de dividir a la sociedad en colectivos para enfrentarlos entre sí, y así asumir la defensa de los supuestamente débiles y oprimidos. Vox se ha opuesto a ello, desafiando a la izquierda en todos los terrenos.

Y ustedes lucharán para que no se imponga esta ideología en las aulas…

Nosotros hemos llegado a la política para que los españoles que no tenían representación la tengan. No estamos de acuerdo con el adoctrinamiento a los menores en las escuelas que la izquierda, cada vez más radical, intenta imponer sobre sus ideologías radicales de género y del lobby LGTBI.  Mientras las izquierdas pretenden politizar la educación y adoctrinar a niños y jóvenes, nosotros defendemos la libertad en la educación, su despolitización, la mejora en la formación académica, y la colaboración con los padres en la formación personal de los jóvenes.

¿Quiere añadir algo?

No vamos a consentir que la Constitución Española sea cada vez más despreciada e ignorada. Vox es el partido político que España necesita, ¡¡¡somos de extrema necesidad!!!.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*