“Vox: Entre el liberalismo conservador y la derecha identitaria”

Pedro Carlos González Cuevas

Escrito por el historiador Pedro Carlos González Cuevas, el gran investigador del pensamiento conservador español

La Tribuna del País Vasco Ediciones acaba de poner a la venta el ensayo Vox: Entre el liberalismo conservador y la derecha identitaria, un completo análisis sobre la formación liderada por Santiago Abascal realizado por el historiador Pedro Carlos González Cuevas, el más prestigioso especialista en el estudio del pensamiento conservador y de los partidos españoles ligados a la derecha política.

El libro de Pedro Carlos González Cuevas ahora editado por La Tribuna del País Vasco parte del convencimiento de que la incidencia de VOX en la vida política española es absolutamente necesaria, ya que “cuarenta años de indiscutida hegemonía de la izquierda cultural, del nacionalismo separatista y, sobre todo, de la ‘razón cínica’ centrista, ha imprimido carácter a la sociedad española; y de esas telas de araña no se sale fácilmente, lo estamos viendo; más bien todo lo contrario”.

El trabajo de Pedro Carlos González Cuevas, que es el ensayo más completo que se ha escrito hasta la fecha sobre el que sin duda es uno de los grandes fenómenos de la escena política española de los últimos años, investiga con detalle, y siempre desde un intenso rigor histórico, el que, a juicio del autor, es el gran dilema de la formación de Santiago Abascal: “Elegir entre el liberalismo conservador, es decir, un PP bis, o configurarse como una auténtica derecha identitaria y socialmente transversal. No hay otra alternativa”.

El ensayo Vox: Entre el liberalismo conservador y la derecha identitaria se divide en dos partes principales: en la primera de ellas, el autor revisa el surgimiento del régimen del 78, analiza la evolución de la derecha política en los primeros años de la democracia y repasa los diferentes intentos surgidos para crear una “derecha identitaria”.

La segunda parte del libro, la más extensa, se dedica al estudio en profundidad del “fenómeno Vox”, desde los orígenes del partido, sus primeras crisis y su articulación sólida como un gran proyecto político hasta su primer gran triunfo en las elecciones andaluzas de 2018 y su no menos exitosa reválida en las elecciones de 2019.

Pedro Carlos González Cuevas (Madrid, 1959) es licenciado y doctor en Historia Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid. Profesor Titular de Historia de las Ideas y de Historia del Pensamiento Político Español en el Departamento de Historia Social y del Pensamiento Político de la Facultad de Ciencia Política y Sociología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, entre sus numerosas obras de ensayo destacan algunas como «Historia de las derechas españolas. De la Ilustración a nuestros días», “El pensamiento político de la derecha española en el siglo XX” o “Conservadurismo heterodoxo”.

Articulista de La Tribuna del País Vasco, también colabora habitualmente en publicaciones como ABC, Revista de Occidente, Claves de la Razón Práctica, Cuadernos de Historia Contemporánea o Razón Española, entre otras.

El estudio Vox: Entre el liberalismo conservador y la derecha identitaria se suma a otros dos interesantes volúmenes de ensayo político editados recientemente por La Tribuna del País VascoPer_les Identitarios, del profesor Sergio Fernández Riquelme y De Navarra a Nafarroa. La otra conquista, del escritor Fernando José Vaquero Oroquieta.

Compartir

One thought on ““Vox: Entre el liberalismo conservador y la derecha identitaria””

  1. Santiago Abascal, en su dimensión como político se pude ver o valorar desde dos puntos de vista:
    – En sí mismo considerado
    – y en el contexto de la España de hoy (de lo que queda de ella), en el contexto de los políticos que hay, hoy día.

    Yo no conozco personalmente a Santiago Abascal, en la percepción que tengo, que es la percepción de un mero espectador, me parece una persona tremendamente honesta y valiente como persona, aunque políticamente creo que tiene cosas muy buenas y tiene también importantes carencias ideológicas. Decir en el programa «el Hormiguero» de A3 al preguntarle el presentador, que él no era franquista es bastante ilustrativo de lo que digo, porque después de lo que el Gobierno del PSOE ha hecho con el Valle de los Caídos y con la tumba de Franco, todos deberían ser franquistas, los que los somos y los que no lo son. Porque esto es como si estamos en un hotel, donde hay hospedadas personas de varios países, y lo asalta un grupo yahidista, no necesito que estos turistas que comparten hotel sean españoles sino que para hacer frente a la barbarie todos somos hermanos. No sé si alguien ha visto la película estrenada hace dos meses «Hotel Bombay», es recomendable porque expresa nuestro destino.
    Estas «carencias» ideológicas, hay que tomarlas también con dos «atenuantes»: el primero que Abascal es hijo de su tiempo, Abascal nació en 1976, estoy convencido que si hubiera tenido 20 años en 1934 habría militado en Falange Española junto a josé Antonio. Y otra cosa, los que lo acusan de ser del PP, quizás fuera del PP pero ahora no lo es, y sobre todo que ser del PP en Vascongadas en los años 90 no es lo mismo que ser del PP en Valladolid o en Ávila (que lo más subversivo que hay es la estatua de Adolfo Suárez). Esto hay que reconocerlo.

    El segundo punto de vista es ver a Abascal no ya de lo que él es per sé sino en el contexto de la realidad política española. Creo que hoy por hoy Santiago Abascal es el mejor político de los que hay a la palestra, porque si él puede tener algunas carencias ideológicas, de los demás ya ni hablamos. Hace muchos años le preguntaron al Director creo del Observatorio Astronómico de Canarias si él creía que pudiera haber vida inteligente en otros planetas, y contestó que «encontrar vida inteligente en el Planeta Tierra es tremendamente difícil, imagínese fuera». Esto es extrapolable a la política, los partidos políticos y sus «líderes» son una calamidad, (también los que intervinieron en Blanquerna, porque cuando se tienen pocos efectivos no se pueden sacrificar de una forma tan absurda y tan estéril, y llevarlos a la cárcel por tan poca cosa), de modo que ante esta ausencia de sensatez o, en palabras del aquél director del Observatorio Astronómico de Canarias, «encontrar vida inteligente en el Planeta Tierra es tremendamente difícil, imagínese fuera», lo que parece claro que aunque sólo sea por comparación con los demás, Santiago Abascal le da mil vueltas a todos los demás.

    Dicho lo cual sobre Abascal hay que decir dos cosas más:
    – la primera, que España lucha hoy día por su supervivencia, que esta lucha no sea, de momento, una lucha armada sino una lucha solapada, es porque el enemigo es tan poderoso que no precisa hacer uso de sus armas, que bien que las posee. Para contrarrestar esto todo mando militar (la vida militar tiene respuesta para casi todo) al que le toca defender una posición no pierde el tiempo lamentándose en los medios de defensa que quisiera tener y no tiene, sino que mira sus efectivos, y con lo que posee, lo despliega de la forma más eficaz posible. Entonces al partido de Abascal se le podrá achacar lo que se quiera pero hoy por hoy es lo que mejor tenemos para iniciar la defensa y la Reconquista de España, no es un fin en sí mismo, pero sí la trinchera donde hoy por hoy se defiende a España de una forma más eficaz. Después ya veremos.
    – La segunda que Abascal ha sido capaz gracias a su carisma y también al hartazgo de los españoles de bien, a levantar una bandera, un banderín donde aglutinar la España que estaba rendida y vendida, y este elemento aglutinador de la verdadera España es muy agradecer y creo que es lo que hace más grande a Abascal y a su proyecto.

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*