Vox se ha equivocado, y yo también

Creo que Vox se ha equivocado…, y yo también.

Hace unos días participé en una porra organizada por El Correo de España, y “adelanté” 25 diputados para Vox.

Al final han sido sólo 13, es decir algo más de la mitad.

La vez anterior obtuvieron 12 diputados, por lo que casi no ha habido variación.

Pero ha votado cerca del ochenta por ciento de la población, mientras que la última elección fue algo más de sesenta por ciento.

En otras palabras: se ha producido un “trasvase” de votos de VOX al PP, ese partido que lleva décadas engañando a los españoles bienpensantes, de derechas, monárquicos, católicos, contrarios al aborto, a la eutanasia y, por supuesto, a la ley de desmemoria histérica selectiva…

¿Qué ha pasado para que una buena parte de los votantes de VOX hayan abandonado el partido de sus preferencias, y vuelto al redil del PP, que tanto les ha traicionado, nos ha engañado…?

En mi opinión, hay varios motivos para esta situación:

  1. La elección de la candidata. No quiero decir que doña Rocío Monasterio no sea una señora de armas tomar, pero una arquitecto, que vive en un precioso chalet valorado en más de tres millones de euros, casada con un marqués o futuro marqués, etc., no creo que sea representativa del madrileño normal y corriente, que escasamente puede llegar a final de mes, y que sobrevive como puede…
  2. Yo hubiera presentado a doña Macarena Olona, cuya capacidad intelectual es muy elevada –no voy a decir que superior, pero ya me entienden-, y que, seguramente, hubiera vendido mucho mejor el “producto”.
  3. Se trataba de convencer a votante madrileño de que votar a VOX no era tirar el voto, sino todo lo contrario, ya que al tratarse de un distrito único, todos los votos valen y cuentan, y no se desperdicia nada. Y que VOX podría embridar al PP, de forma que volviera a sus orígenes, la defensa de la familia, de la derecha tradicional, del humanismo cristiano, etc.
  4. Nada de esto se ha hecho, y el resultado salta a la vista… En realidad podríamos decir que VOX ha perdido las elecciones, en el sentido de que no se han cumplido sus expectativas. Prácticamente se ha quedado como estaba.
  5. ¿Y de quién es la culpa…? Pues presiento que de todos y de nadie. De cualquier forma, y en política, la victoria es del partido, pero la derrota sólo es del candidato. Y sino, que le pregunten al señor Gabilondo, o a la propia señora Diaz Ayuso, de cuyo triunfo quiere apropiarse, descaradamente, ese zascandil llamado Casado…
  6. En definitiva, VOX se ha equivocado, y yo también. No han sabido vender bien su mensaje, y solo con manifestaciones chulescas, no se llega al electorado, por muy madrileño que éste sea.

https://www.graueditores.com/


Una respuesta a «Vox se ha equivocado, y yo también»

  1. Creo que no somos conscientes que vivimos las consecuencias ideológicas de la derrota de 1945, que eran los aliados de España en su Cruzada de Liberación. Esa derrota para unos, significó la victoria de los que habían venido a la Guerra de España como Brigadistas internacionales al servicio de la Internacional comunista. Como ya vaticinaran los alemanes, la victoria aliada de 1945 daría lugar casi inmediatamente a la guerra fría (los alemanes dejaron simbólicamente sus piezas de artillería todas apuntando hacia el Este, la URSS, al rendirse), Europa quedó físicamente dividida por el Telón de acero, a un lado el «paraiso» comunista, tan paraíso que hubo que levantar un muro y vallarlo de alambre de espinos, campos de minas y nidos de ametralladoras para que la gente no pudiera salir corriendo de semejante «paraíso». Y al otro lado el mundo «Occidental». Pero uno y otro lado de ese Telón de acero tenían un elemento común añadido al haber sido aliados en la Segunda Guerra mundial contra la nueva Alemania: sus dirigentes, en ambos casos habían combatido juntos también en las Brigadas Internacionales. La imagen simbólica de esta realidad fue la foto del Primer Ministro «alemán» y Presidente de la Internacional Socialista Billy Brandt paseando cogido de la mano con el canciller soviético Leónidas Brehniev. A ambos lados del Telón de acero se trabajaba para lo mismo, como tuvo el valor de denunciar D. Blas Piñar, -el mejor político que ha tenido España desde que los rojos mataron a José Antonio-, en su famoso artículo «Hipócritas» señalando a los EEUU como cómplices de la expansión del comunismo y de tantas injusticias. En una parte mediante la persecución abierta del Cristianismo, las detenciones arbitrarias, la represión, la policía secreta, los centros de detención, la «Stasi» o la «Securitate». En el otro lado la misma labor de destrucción pero por medios más sutiles, mediante la corrupción de las costumbres, el lavado de cerebro y la imposición de unos contravalores banales, una generación de curas rojos y homosexuales para destruir de otra manera a la Civilización Cristiana, porque para los vencedores de 1945 la guerra no había terminado, había que arrancar de raíz el soporte espiritual de la Civilización Cristiana.
    Paralelamente de estos países vencedores de 1945, tanto a un lado como al otro del telón de acero, mientras con una mano acusaban a los vencidos de toda clase de crímenes, con la otra, hipócritamente, daban cobijo a los asesinos que habían cometido en España los expolios y el tremendo holocausto de la persecución religiosa en España, e iniciaban desde 1945 una «limpieza étnica» no sólo sobre los vencidos sino sobre los ciudadanos libremente simpatizantes de aquella Alemania que fueron asesinados a cientos de miles y a mansalva en toda Europa (en Francia, en Holanda, en Italia, en Bélgica, en Dinamarca, en Noruega…) en un genocidio de más de 10 millones de personas sobre el que no se hacen películas. Resultaba curioso que en 1964 se organizaran manifestaciones manipuladas por la extrema izquierda en Paris, Bruxelas, La Haya o Estocolmo contra España que estaba juzgando al dirigente de la policía chekista Julian Grimau, que tenía sobre sí enormes crímenes que se han publicado en esta página, cuando los que se manifestaban habían asesinado hasta las muchachas de las Juventudes holandesas o noruegas simpatizantes de las Juventudes Hitlerianas, que ningún crimen podía imputárseles más allá de haber vestido el uniforme de su organización juvenil en sus excursiones a los bosques patrios. Así se «ejecutó» al poeta francés Robert Brasillac, que había conseguido publicar las primeras fotografías de la quema de iglesias en España durante la guerra, o el heroísmo de la Defensa numantina del Alcázar de Toledo. Los enemigos de la Religión y de la Patria no se lo perdonaron nunca, porque tales publicaciones hicieron reaccionar a la parte sana de la sociedad francesa de la época. Que el General Armada fuese admirador de Charles de Gaulle como militar, cuando bajo su poder se cometió uno de los mayores genocidios desde la Revolución francesa, ya indica la mediocridad ideológica, espiritual, militar e intelectual del General que prefirió tapar al Rey a servir a España.
    En este contexto político e ideológico de victoria del antifascismo de uno y otro lado del Telón de acero, y de contaminación a modo de lluvia ácida de toda esta propaganda cayendo en régimen de monopolio (porque los que podrían contestarla habían sido exterminados en aras de la mal llamada «democracia») en España el Franquismo, o mejor dicho esa masa social que no era franquista antes de la guerra, que tampoco lo fue al día siguiente de morirse Franco, pero que sí se aprovechó de las mieles del régimen mientras duró y acaparó pasa sí buena parte de los puestos del poder (y que forma la 3ª España, porque en España no hay 2 Españas sino 3), carcomió el régimen con la propaganda aliadófila que era la propaganda de los Brigadistas de uno y otro lado del Muro de Berlín. El resultado que ya en los años 60 Blas Piñar tuvo que fundar la revista Fuerza Nueva para defender en vigencia el Régimen el Régimen que ya desde dentro todos traicionaban, y cuya portada del primer número denunciaba lo que estaba pasando: «El 18 de julio ni se pisa ni se olvida» (hablo de memoria) e ilustraba en la portada una hoja del calendario con el día 18 de julio pisada por un zapato.
    Yo, por mi edad, no llegué a dar la asignatura «Formación del espíritu nacional», pero un hermano mayor que si la dió cuenta cómo los propios profesores de la asignatura eran antifranquistas y luego en la transición aparecían en las listas de los partidos de la izquierda, y yo mismo he padecido todavía en vida de Franco y a los pocos años de morirse (que el profesorado de enseñanza media provenía de aquella época) que no había ni uno que no fuera rojo. De todos ellos, los más antialemanes, los pijos de derechas, no falla.
    El Franquismo pagó muy caro el dejarse comer por la carcoma del «atifascismo», (del mismo modo que la Iglesia está pagando muy caro dejarse invadir por la carcoma del materialismo ateo que afirmaban que la Religión es el opio del pueblo), el problema no es que lo pagaran ellos, el problema es que el pago nos lo han dejado a los demás en herencia.
    En este contexto llevamos en España sin más discurso que el de la extrema izquierda, en régimen de monopolio, asumido como propio también por la llamada «derecha» (que es una derecha que en «antifascismo», es decir en políticamente Brigadista, puede rivalizar de tú a tú con la izquierda y le gana por goleada), desde hace más de 50 años. Toda España ha sucumbido al discurso «antifascista» de la extrema izquierda. Por sucumbir han sucumbido hasta los de la División Azul, que se apresuraron a quitar la esvástica del interior de la Cruz de Hierro de su escudo. Digo yo que algo más habrá en juego que los supuestos crímenes cuando los crímenes de los antifascistas (aunque se dieran por ciertos los otros) son mucho mayores tanto en número, como en horror, como en naciones sometidas a ellos, como en duración temporal y vigencia, y sin embargo los antifascistas no tienen que ir pidiendo perdón por nada, ni en molestarse en negarlos sino todo lo contrario los reivindican a diario pidiendo más guillotinas, y en nada les afecta. Con lo cual algo más habrá en juego que la mera existencia de crímenes, porque si fuera sólo por crímenes los rojos, es decir los «antifascistas», no podrían salir de debajo de la cama.
    En este contexto el Partido Popular ha sido el Billy Brandt que paseaba cogido del brazo con Leónidas Brezhniev (y de paso le pasaba los secretos militares de Occidente), y por eso el PP es un partido en lo político tan de izquierdas como el PSOE y como todos los demás, sólo así se entiende que la primera medida de Rajoy al ganar las elecciones, fuera otorgar el Collar de Isabel La Católica a Zapatero y a las Ministras mamarracho de Zapatero, entre ellas Leire Pajín y Bibiana Aido (que ya hay que estar podrido por dentro para hacer semejante concesión), que mantuviera vigentes todas las leyes de la extrema izquierda incluidas las del aborto, la de la imposición de la falsedad histórica, la retirada de Cruces, placas y las estatuas, el nombrar con sus votos a Santiago Carillo como hijo «predilecto»(?) de Gijón, el no defender a España en Cataluña ni en Vascongadas, y un larguísimo etc., cuyos últimos hitos son la imposición de lenguas regionales en Baleares, Valencia y Galicia, en detrimento del idioma común y nacional que es el Español (ese idioma que los idiotas y los infectados por la propaganda antiespañola llaman «castellano» para que parezca que los demás están a su mismo nivel), el abstenerse para que los islamitas pudieran quitar la estatua del Comandante Franco de Melilla conmemorativa de la salvación de la ciudad en 1921, el abstenerse en el Parlamento Gallego para que pueda prosperar la iniciativa del BNG para que la Guardia civil de Tráfico abandone Galicia, la actitud miserable del PP en la moción de censura de VOX contra el Presidente del Gobierno Perro Sánchez, o el reciente voto favorable a la basura de Ley de protección a la infancia que garantiza la ideologización de la infancia en la perversión sexual organizada y la utilización de la Policía y la Fiscalía en funciones de policía política al estilo del SIM rojo, y al que esta página ha dedicado un extraordinario artículo el pasado 4 de mayo titulado «Una Ley para secuestrar y pervertir la infancia», que no ha merecido ni un solo comentario, porque en esta página somos siempre los mismos los que comentamos, puntalmente alguna señora de apellido compuesto comenta en algo que puntualmente le interesa y después desaparecen. Y ya fue el PP de Gallardón el que desde hace mucho introdujo en el Código penal el delito de odio para que el que se oponga al dogma oficial de la historia o a la invasión mahometana de España pueda ir a la cárcel a la primera de cambio. En este contexto también hay que valorar las palabras del Presidente de la Comunidad autónoma de Canarias, el socialista Ángel Víctor Torres, dijera aquellas palabras de: «ustedes lo que son es unos fascistas» cuando VOX pidió que se pusiera un poco de freno a la entrada masiva de cayucos a canarias. ¿Cuántos moros tiene el Sr. Víctor Torres en su casa?
    Habría que empezar por reivindicar de ponerle remedio a esto, cuando los fiscales del odio tuvieran un mínimo de 10 menas o moros adultos en sus casas a sus expensas ya de por vida, y el Sr. Víctor Torres, -y tantos otros-, otros tantos, ya empezarían a ver el problema desde otra perspectiva, ya que está visto que nadie escarmienta en cabeza ajena.
    En este pedregal moral, ideológico y político es donde ha nacido VOX. Ya es milagro que en semejantes suelos salinos haya nacido y podido germinal porque lo lógico es que de ahí no brotara nada o al menos nada bueno. Y VOX que ha hecho muchas cosas buenas, ha hecho otras tantas malas. ¿Por qué?, porque VOX es tan victima de la infiltración mental de la lluvia ácida de 50 años de la propaganda antifascista como lo somos todos los demás, porque domina todos los medios y cae para todos. Por eso con el tema de Franco se pone de perfil, está en contra de que se profane la tumba del Valle de los caídos (que ya es mantener distancia con el PP que en esto, como en todo lo demás, el PP está entregado a la extrema izquierda), pero lo dice con la boca pequeña, y en el tema de Franco lo plantea como si fuera el antiguo Egipto, una cosa de hace miles de años, y no se moja, porque carece de doctrina y es víctima también de la propaganda roja. Y acepta el lobby LGTB (si un tío es mariquita, en su casa, allá él, pero no hay por qué hacer apología de este tema como algo positivo cuando de positivo no tiene nada), y acepta la bandera falsa de España, que es la bandera del escudo capado que representa no la verdadera España sino la España decadente del momento presente que padecemos, y hasta los rumanos han demostrado ser mejores que nosotros, porque por lo menos ellos, ante la prohibición del verdadero escudo de Rumania, recortaron de sus banderas el escudo de Ceaucescu para no hacer suyo el Estado comunista. Los «patriotas» españoles en cambio, ni han caído en la cuenta porque su nula formación ideológica no da para más, ya con ponerse una pulsera con los colores o una mascarilla, o llevar un paraguas, de ahí no pasan.
    Sin embargo, no es verdad que todos los votantes de VOX provengan del PP. Yo fuí votante de VOX en las pasadas elecciones (y en otras muchas) y no he sido nunca del PP. Del PP vendrán buena parte de sus dirigentes, no digo que no, pero parte de sus votantes vienen de la España Nacional que nada tiene que ver con el PP. Del mismo modo que no todos los militares retirados que defienden a España provienen de ese colectivo que Generales o Coroneles mayores y retirados quieren enmendar la falta de doctrina cometida cuando eran jóvenes y estaban en activo, contribuyendo entonces activamente con los enemigos de España a consolidad el Estado de corrupción generalizada que hoy padecemos, y ahora quieren arreglarlo con un blog, hablando por la radio o con algún artículo , cuando ellos personalmente han contribuido al desmantelamiento de la España que recogieron y a la implantación del actual Estado de cosas.
    El drama de España es que carece de una elite intelectual lo suficientemente amplia como para evitar que el sacrificio al final no sirva para nada. Lo de los capitanes Daóiz y Velarde, y el Teniente Ruiz, y el cadete de 12 años, y la plantilla al completo del Museo de artillería, en la Defensa del Parque de Artillería de Monteleón, en Madrid el 2 de mayo de 1808, fue memorable, y como los madrileños se enfrentaron a los franceses a cuchillo, y las mujeres a la caballería mameluca, y los fusilamientos de españoles por los franceses al día siguientes en la montaña de Príncipe Pío un sacrificio enorme. Pero pensar que tanto sacrificio para luego poner en el trono a Fernando VII, es un sacrilegio. Hacer la Guerra de la Independencia para dejar que los ingleses, «aliados» nuestros, nos vayan destruyendo todas nuestras industrias y luego al terminar para poner en el trono a Fernando VII, tiene delito. Y esto es lo que hay que tratar de evitar por todos los medios, pedir a una generación de españoles que sea martirial para luego poner a otro Fernando VII en el trono.
    No es tanto problema que algunos o muchos votantes de VOX se pasen al PP a la hora del voto y sean ideológica y nacionalmente tan pobres que no sean capaces de reconocer en el PP lo que el PP verdaderamente es desde hace 40 años, que es el enemigo encubierto que utiliza la extrema izquierda para ganar siempre cuando ganan abiertamente y cuando la población reacciona contra ellos y vota al PP, pero el PP en lugar de combatir las políticas de las extrema izquierda, las fortalece y perpetua. El problema son sus dirigentes, que mantienen un discurso equívoco respecto del PP y de lo que el PP representa, y que es el que invita a muchos a pasarse al PP.
    Hay cuatro errores básicos en el discurso ideológico de los dirigentes de VOX que tiene un efecto directo en que sus votantes no salgan del letargo y la estupidez políticas :
    – El primero la defensa al ultranza del Rey, cuando el Rey no merece tal defensa. Una cosa es defender la Monarquía como forma política del Estado, y otra defender y aplaudir a reyes que lejos de merecer el aplauso, merecen ser silbados como los toros mansos.
    Lo que hace valiosa la Cruz Laureada de San Fernando es que no la regalan enviando 3 códigos de barras de una caja de galletas. Aplaudir al Rey por nada, por nada bueno quiero decir, cuando el rey contempla los sucesos de España como si ocurrieran en otro país, cuando ha demostrado que se somete a la extrema izquierda y que como Rey es un inepto como una catedral, cuando ha demostrado en muchos casos es directamente responsable de muchos de ellos, como la este Gobierno al que él ha alzado sin intentar antes otras opciones constitucionales, y sin calcular las consecuencias que ello iba a tener para España. Que VOX en lugar de reprobarlo lo aplauda, me parece un insulto. Este apoyo al Rey de modo tan incondicional y absurdo, aunque lo que haga sea para tirarle un tomate, es como esos padres de malos estudiantes, que cuando su hijo en lugar de 9 suspensos trae sólo 7, les regalan una moto para celebrarlo. Creo que esto es un error. Un error que además le hace a España un daño tremendo, porque ¿qué mensaje con ello se manda a la sociedad civil y a la militar?, porque el Rey es el primero que tendría que estar dando ejemplo en el servicio a España, en lugar de justificar sus miserias. En España necesitamos reyes como los Reyes Católicos, como Carlos V, como Felipe II, no reyes como Isabel IIª o Campechano I. El sobresaliente o la matrícula de honor son para los buenos exámenes, si a un mal examen, lleno de faltas de ortografía y falto de conocimientos le plantamos una matrícula de honor flaco servicio le hacemos a la Educación y al verdadero Conocimiento.
    – En segundo lugar la ingenua actitud hacia la Administración de Justicia, que constantemente se refieren a ella como si fuera la salvación de todo, cuando en España la Justicia que debería ser la solución en realidad forma parte del problema porque está politizada y prostituida, y en lugar de combatir esta corrupción lo que se hace es blanquearla como con el Rey, en lugar de tirarle un tomate o un zapato.
    Una parte de los problemas de España vienen de que la Justicia no funciona, porque si funcionara esos problemas se solucionaban de inmediato. Ese servilismo de VOX , con la excepción de las leves críticas al Tribunal Constitucional, hacia un Poder Judicial que es la antítesis del art. 117, 1º CE :»Jueces independientes sometidos únicamente al imperio de la Ley», es un error que perpetua esa misma degeneración de la Justicia. El 23 de octubre de 2019 la Unión Europea publicaba la Directiva 2019/1937 contra la corrupción administrativa. La norma se asientan en dos grandes pilares: la desconfianza hacia los mecanismos nacionales de lucha contra la corrupción, porque se ha demostrado que son ineficaces (España es claro ejemplo paradigmático de ello), y la protección del denunciante para que no reciba ningún tipo de represalia ni directa ni encubierta, ya que como ocurrió en España con el denunciante del caso de los ERE de Andalucía, al final la «justicia» contra quien actúa es contra el denunciante de corrupción. En un país como España que no existe garantía Constitucional de los Derechos Fundamentales, porque el Tribunal Constitucional inadmite a trámite más del 97 % de los Recursos de Amparo de los ciudadanos en Defensa de sus Derechos Fundamentales, o que no existe el Recurso de Casación ante el Tribunal Supremo porque el 98% de los Recursos de Casación C-A ante el Tribunal Supremo (que es la instancia anterior al recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional) también se inadmiten a trámite, no es para que VOX encima haga como todos los demás, decir lo bonito que es el traje y lo bien que le queda al emperador cuando el traje no existe y en realidad el emperador va desnudo porque todo es un fraude, y ponderar a los más altos Tribunales cuando a lo mejor la solución pasa porque el discurso sea otro, aunque sea hacer como el niño cuando gritó que el emperador iba desnudo. Porque una sociedad verdaderamente democrática, esto es, al servicio del Pueblo, del interés general de los españoles, (porque la Justicia no es solo un Poder del Estado, es también un Servicio Público que garantiza la paz social allá donde existe, que obviamente no es el caso de España, donde sales a comprar el pan y cuando regresas se han metido unos ocupas en tu casa y no solo te quedas sin casa sino que le cortas la luz y encima a tí te meten en la cárcel), no mantiene el alto coste que tiene mantener todo el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional para que en lugar de resolver los recursos otorgando la tutela judicial efectiva como debería ser su obligación (art. 11, 3º LOPJ y art. 24 CE), a lo que se dediquen sea a inadmitir prácticamente el 100% de los recursos, porque para eso no paga la sociedad todo lo que cuestan esos dos tribunales.
    El art. 10, 1º CE declara el carácter inviolable de los Derechos Fundamentales, pero con índices de inadmisión cercanos al 100%, salvo para los etarras y los separatistas catalanes, dónde queda ese carácter inviolable si luego los recursos van a la papelera sin resolverse en porcentajes que se acercan al 100% incompatible con el carácter inviolable de tales Derechos Fundamentales. Hoy se ha publicado en esta página un artículo sobre la propaganda, y se ha colocado en el artículo una foto del Doctor Goebbels, pero propaganda es tapar lo que pasa ahora mismo por ejemplo con la Justicia (con la falta de Justicia) utilizando para ello una foto de hace 80 años, que se lo apunte el autor del artículo «Por el buen camino», a ver si va a resultar que el de la propaganda es él mismo que no se entera de la película.
    Esto por no entrar en sentencias como las del golpe de Estado de Cataluña. Que con este panorama VOX en lugar de dedicarse a desenmascarar a todos los que detrás de una toga de magistrado se dedican a destruir a España y a la Justicia como ideal ético y Jurídico, me parece una ingenuidad si lo hacen en su ignorancia, o un insulto si lo hacen a sabiendas de cuál es el verdadero panorama de la falta de Justicia en España.
    – En tercer lugar, un tercer error es el de la defensa del Liberalismo como ideología política. El liberalismo sólo ha traído desgracias a España. En España no necesitamos volver al siglo XIX, no convertirnos como Portugal en un satélite del Reino Unido y sus redes mafiosas, en España lo que necesitamos es MAS ESPAÑA, y JUSTICIA SOCIAL, no capitalismo económico y político para explotar a las clases medias y trabajadoras.
    – Y por ultimo su actitud respecto al régimen de Franco, no se puede combatir el discurso cultural de la extrema izquierda si se cede terreno en este punto. La actitud de VOX en este tema debería ser inequívoca porque es la punta del lanza para hacer retroceder al enemigo. Si en lugar de esto se enarbolan banderas de Estados extranjeros, así no se combate el discurso cultural de la izquierda. Se ha cedido en el tema del «fascismo» que es la escotilla por donde se cuela la propaganda izquierdista, pero si encima se cede también en España en el tema de Franco el error es todavía más monumental. Pero claro para no ceder en estos temas hay que tener un conocimiento que quizás sus dirigentes no poseen ni ellos mismos. Y aquí está el problema, más en que Roció Monasterio viva en un palacete o su marido sea marqués, -José Antonio era Marqués de Estella, y algo más que el título estará en juego cuando José Antonio le da mil vueltas al marido de Rocío Monasterio-, es que carece de doctrina, o posee la doctrina de la gente sin unos ideales definidos. No se pude estar en la Defensa de España y sacar una bandera del Estado de Israel, que no es por razones de antisemitismo como enseguida señalarían los infectados por la propaganda, es que Israel está presuntamente financiando el separatatismo catalán y está apoyando a Marruecos en su deriva belicista, y no se puede adorar a Dios y al diablo al mismo tiempo por muy bien que quede la banderita en ciertos ambientes. Los dirigentes de VOX se tienen que sentar a pensar un poco quienes son y a dónde van, otra cosa es que a falta de pan buenas son tortas.

    Con todo, el hecho de que VOX no sólo no haya perdido escaños sino que haya obtenido uno más es esperanzador de que no todo el mundo ha sucumbido a la propaganda del voto útil. Y sobre todo porque estas elecciones por encima de su resultado o mejor dicho como consecuencia del mismo han demostrado algo que la propaganda roja y su monopolio audiovisual impide ver a la gente corriente, y es que esta guerra, como la de 1936, es sobre todo una guerra moral, más allá de las ideologías políticas, y a la vista está la actitud miserable del PSOE, del Presidente del Gobierno y su séquito (el ministro Ábalos, la diputada Adriana «Lastre», la vicepresidenta Carmen Calva, etc. etc. dejando en la estacada a su propio candidato, Ángel Gabilondo, al que ha sido perder y apuñalarlo por la espalda, que no han querido saber nada de él hasta el extremo de que entre uno y otro sofocón ha sufrido una arritmia y no han sido ni para ir a verlos los propios suyos. Este suceso deja al descubierto bien a las claras qué clase de gente gobierna en España. Y a estos rufianes es a los que el Rey propuso para que formaran Gobierno.
    Esto es lo que hay que sacar en claro de estas elecciones, que la lucha es una lucha moral como lo fue siempre, y que el enemigo es una auténtica basura, y por eso gobiernan como lo hacen y promulgan las leyes inicuas que promulgan. Una gente así, al frente de una nación acaparando los poderes del Estado es una desgracia como pocas. Esto creo que es lo que hay que sacar en claro de todo esto. Y el PP se opuso a la moción de censura de VOX para echar a este Gobierno.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad