Vox y la mala educación

Y no me refiero al teatrillo montado por la ministra Irene Montero, nueva Agustina de Aragón del feminismo –lo que hay que hacer para simular que se hace algo, y justificar así el sueldazo-, sino a la mala educación del grupo parlamentaria de Vox en el Congreso, y del  propio Santiago Abascal.

Soy un ciudadano, más bien súbdito, vasallo y contribuyente, sobre todo muy contribuyente, y visto que Vox formuló el 16 de abril  de 2020 una pregunta parlamentaria, con respuesta por escrito, firmada por Macarena Olona, por aquel entonces portavoz adjunta del grupo parlamentario, y don Víctor González Coello de Portugal, he enviado varios correos electrónicos al grupo parlamentario de Vox, interesando copia de la contestación del Gobierno.

Ni caso…

En mi último correo les decía que caso de que siguieran sin contestar, y facilitar la información solicitada, escribiría directamente a Santiago Abascal, como así hice.

Y recibí la misma respuesta; ninguna.

Señores de Vox, olvídense de mi voto.

Si así se comportan cuando todavía no  son gran cosa, pese a sus ínfulas, ¿qué pasará el día que toquen poder, de verdad…?

Transcribo textualmente, pues creo que son dignas de ser conocida por la opinión pública, o, por lo  menos, publicada, las preguntas formuladas por Vox:

“1. ¿Qué razones ha tenido el Gobierno para adjudicar la compra de mascarillas a la empresa Soluciones de Gestión y Apoyo a Empresas S. L.?

2. ¿Tenía conocimiento el Gobierno de que Soluciones de Gestión y Apoyo a Empresas S. L. estaba siendo investigada por parte de la UCO dentro de dos procesos judiciales por corrupción?

3. ¿Según los registros del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, ha visitado Antonio Yus Teruel en los últimos 4 meses a algún alto cargo o asesor del Ministerio?”.

Este asunto se refiere a la compra de trece millones de mascarillas, a dos euros y medio cada una, a empresas chinas, por parte del  ministerio que por aquel entonces regentada José Luís Ábalos Meco…, actualmente presidente de la comisión de interior del Congreso, y diputado por Valencia.

Señor Abascal, sigo esperando su respuesta, o la de sus subalternos, sentado.

https://www.graueditores.com


7 respuestas a «Vox y la mala educación»

  1. Hace 2 semanas varios matones de esta org. incluyendo al militante africano al parecer fueron a darle una paliza a un analista llamado Michael Voor.
    De ser cierto ,están desbarrando.

  2. Salvo que se viva en el autoengaño «patriótico» permanente, hace bastante tiempo ya que Vox dejó de ser una opción política FIABLE. Cada día se parece más al Partido Popular.

    1. Sin duda alguna.
      VOX ES LA MARCA BLANCA DEL PP, partido podrido, para ayudar a los partidos de…izquierdas.
      Son las dos caras de la «falsa oposición».
      Votarles es votar al NOM, Nuevo Orden Mundial.

  3. Por desgracia todo apunta a que es tal y como decís. En cualquier caso, la prioridad imperiosa es echar a patadas al psicópata narcisista inmundo y traidor y a sus acólitos aunque para ello hubiera que pactar con el mismísimo Diablo. Luego ya habría tiempo de romper el pacto. Por eso pienso que hay que apoyar a Vox para intentar acabar con estos canallas porque es la única opción. Después ya se plantearía el siguiente paso, pero coincido en que todo parece indicar que Vox, en efecto, es la otra cara de la derecha globalista, una pieza más del entramado del NOM.

    1. Sin duda alguna.
      Son un partido sionista, por ejemplo, igual que el PP.
      Y VOX fue quien permitió, con su apoyo, que el desgobierno actual pudiera «administrar» el dinero de la UE, como le diese la gana… Es decir, malversándolo, dando subvenciones a sus amiguetes, a la empresa del esposo de Nad(i)a CALVIÑO, más de un millón de euros, dos millones y medio de euros al chiringuito de los padres del todavía presidente del gobierno, Pedro SÁNCHEZ, EL FELEÓN DESENTERRADOR, etc.
      (Vamos, lo que se dice una herencia en diferido, como diría María Dolores de Cospedal…).
      Eso, y muchas cosas más, es lo que tenemos que agradecer a VOX.

  4. Vivo en una duda permanente. La abstención que sería la alternativa más lógica sin embargo tiene un problema, carece de representación. Es posible imaginar qué sucedería si los escaños en el Congreso de los Diputados o en el Senado, debidamente repartidos, quedasen parcialmente vacíos representando al tanto por ciento de electores que deciden optar por la abstención.
    Esta idea podrá parecer absurda, pero a nada que se profundice un poco en ella se ve que no lo es tanto.
    La abstención sigue pagando impuestos, y quien paga tiene derecho a exigir. Pero que exigencia se puede llevar a cabo si uno se abstiene.

    El voto en blanco, otra opción, termina añadido a la lista más votada. Lo que es otro absurdo, por cuanto quién opta por hacerlo de ese modo muestra su disconformidad con el escaparate que le están presentando.

    Y viene a pasar lo mismo si se toma la decisión de votar por esas formaciones sin ninguna posibilidad de sacar una representación mínima.

    Ante este panorama, que no deja de ser coactivo y limitador de nuestras libertades, llegamos al punto en el que nos tenemos que plantear qué se puede hacer

    Es decir, la realidad nos lleva inexorablemente al eterno problema del mal menor. Y ante la situación existente en España, poniéndonos en la tesitura de tener que elegir algo, qué vamos a votar?
    Ante la oferta parece que no hay más que una alternativa, pues todas las demás son una verdadera escoria de inmoralidad, y tiempo han dado más que sobrado para demostrarlo cada vez que han formado gobierno.

    Llegados a este punto VOX con todos sus defectos y con lo que parecen ser malos modos y artes, se presenta como la única alternativa viable en estos momentos.
    Llevamos décadas enteras desde que desapareció de la escena política Fuerza Nueva, y ninguna de las formaciones tradicionales, ya se trate de falangistas o de carlistas, han sido capaces de recoger el testigo.
    Con posterioridad han surgido diversas tentativas pero que finalmente no han sido más que capillitas en las que los personalismos han sido sus protagonistas.

    Las generalizaciones no son buenas, y hemos de tener también muy claro que el próximo año electoral tiene tres citas, cada una con sus peculiaridades. Sin duda alguna, deberemos pensar qué es lo prioritario en cada una de dichos comicios. Pero en todos los casos hay un denominador común al que no podemos acudir, como es la propia España, porque ya se dirá quién la representa de verdad.

  5. Los amos anglo sionistas nazis jamás permitirán que nadie les arrebate el poder. Lo dicen sus Protocolos de la Masonería Internacional (lacayos, lo sepan o no, -de izdas y dchas-) y de los sabios de Sion (los amos de la graja): controlaremos los paridos y todas las corrientes predominantes en cada uno. Cuando los anglo sajones nos humillan o engañan, no son ellos, sino esa élite que medra en sus bancos, y les controla a su vez. Mientras siembran la eficiente dictadura atea comunista esclavista global (modelo chino), siempre con la careta de «pueblo democrático», cada vez más cercana (aunque ya en funciones desde hace mucho -Bergoglio/Vaticano incluido-).
    Por eso, cuando voto a Vox, no voto a Vox, sino a lo que dicen que harían si pudieran. Como voté en su día al PP cuando defendía lo que hoy dice defender Vox. España estuvo infiltrada desde el minuto cero, y con Franco anciano esto era ya la típica merienda (ágape) masones pre franquista, que nos llevo a caer estrepitosamente tras evangelizar el mundo. Lo mejor ya estaba hecho. Saludos

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad