«Vuelven los bárbaros»: “España, campo de exterminio»

Mons. Reig Pla

El artículo de Mons. Juan Antonio REIG PLA, «España, transformada en un campo de exterminio» de 19 de marzo de 2021, condenando la aprobación de la LEY DE EUTANASIA EN ESPAÑA, ha convertido a la jerarquía eclesiástica española en centro de interés informativo. No porque las palabras del obispo de Alcalá de Henares contengan algún exceso doctrinal o verbal, sino porque la claridad en los pronunciamientos episcopales es cosa de otro tiempo, donde la misión sagrada de enseñar se ejercía, a imitación de San Juan Bautista, sin ambigüedades, señalando el problema moral y también a los responsables del problema sin equívocos.

Hablar para amortiguar la gravedad de leyes injustas es peor que el silencio de los profetas (Is., 56, 10). Porque el silencio es la debilidad del cobarde, pero los idólatras de la convivencia pacífica han venido a su Señor al precio del orden público y del respeto sin límite a la ley positiva.

«Vuelven los bárbaros», ha dicho monseñor Reig Pla, y «embriagados de poder». Monseñor Pla señala que España es objeto de la inquina de los poderes de este mundo, por lo que representa en la historia, por su influencia en América, Europa y Filipinas. El «acoso al espíritu católico de la nación española se ha hecho a través de leyes inicuas» y en nombre de la libertad.

Comenzó con la ley del divorcio (1981), la despenalización del aborto (1985), la ley sobre técnicas de reproducción asistida (1988), la ley que permite el así llamado matrimonio civil entre personas del mismo sexo (2005), la ley del divorcio «exprés» y el repudio (2005), la introducción de la asignatura «Educación para la ciudadanía» que hacía presente la «ideología de género» en la escuela (2006), la ley sobre técnicas de reproducción asistida (2006), la ley Aido sobre la interrupción del embarazo y la salud sexual y reproductiva (2010), la ley de investigación biomédica (2011), hasta llegar a las leyes autonómicas sobre «Identidad y expresión de género e Igualdad social y no discriminación».

Mons. Guerra Campos

Desde don José Guerra Campos no habíamos escuchado con la clarividencia necesaria imputar la responsabilidad de los males, en primer lugar, a «una Constitución española llena de ambigüedades», y en segundo lugar, a la unión de los hostiles con los permisivos: «las fuerzas laicistas unidas a las fuerzas políticas partidarias de la relativización cultural, moral y religiosa de nuestro pueblo», para convertir a España en un «campo de exterminio. (…). La puntilla final a la libertad de conciencia y a la dignidad de toda vida humana, la han puesto la nueva ley de educación (2020) y la ley de la eutanasia (2021)».

Monseñor Pla acusa como corifeos en este plan corrosivo a las «fuerzas globalistas, los lobbies financieros, sus terminales eutanásicas y el laicismo militante», señala sin matices a los medios de comunicación en la función de anestesiar al pueblo, denuncia la «fuerte ingeniería social desarrollada con la perversión del lenguaje», acusa al «Tribunal Constitucional atrapado por el positivismo jurídico y que deja en desamparo (…) la dignidad y el carácter sagrado de la vida», La «ley natural» se convierte en derecho subjetivo, esto es, la voluntad que aniquila el bien. Sólo quedan, señala monseñor Pla, «las leyes que propicien el «transhumanismo». Monseñor Pla llega más lejos y acusa al Estado que no protege la vida y dignidad humanas de incumplir su misión. Por lo tanto, «queda ilegitimado en el ejercicio de este poder».

Monseñor Pla describe con realismo dramático la corrupción del ambiente legal que respiran los niños cuando se prescinde de la tradición católica: «se trata de la destrucción de la libertad en nombre de una libertad sin más contenido que ella misma. Una libertad perversa fuente de numerosos sufrimientos humanos: la destrucción de la vida humana, rupturas familiares, abandono de los niños, desorientación en el sentido de la vida e incluso aumento de la soledad, enfermedades psíquicas y suicidios».

Monseñor Pla concluye señalando que «son tiempos en los que la Iglesia católica no puede mirar hacia otra parte. (…) Lo que está en juego es el bien de las personas y el bien de nuestro pueblo. Es necesario movilizar las conciencias de los católicos y de los hombres de buena voluntad».

El PSOE de Alcalá de Henares ha rechazado la nota de monseñor Reig Pla, exigiendo que rectifique y pida perdón. Los socialistas acusan al Sr. Obispo de «polemizar y dividir a la sociedad», reivindican la soberanía popular que avala todas las leyes vigentes y le reprochan haber cuestionado la Constitución española y el propio sistema democrático.

La Diócesis de Alcalá de Henares ha publicado una nota de respuesta al PSOE. La nota es de una caridad extraordinaria para quienes confunden el bien con el mal, para quienes odian todo lo sagrado, para quienes idolatran ideologías fracasadas, para quienes quieren sustituir la verdad de Dios por la mentira del hombre empecatado. Pero junto a la caridad en el trato y en los mejores deseos para el prójimo, aunque sea enemigo de todo cuánto amamos, la nota no deja de insistir en que respetar la Constitución no es «consagrarla», sino que es perfectible…

Sr. Obispo de Alcalá, gracias por su ejemplo. Queremos suponer que la Conferencia Episcopal Española en pleno habrá aplaudido su celo por las cosas del Señor (Jn. 2, 13-22), y todos los obispos españoles estarán a punto de emitir notas parecidas, aunque sea con muchos años de retraso…

Para Siempre P´lante


2 respuestas a ««Vuelven los bárbaros»: “España, campo de exterminio»»

  1. 200 diputados (¿o debería decir hideputas?), han votado a favor del genocidio de los ancianos, incapaces, enfermos, etc., en definitiva personas que ya no son «productivas», con una concepción totalmente marxista de la vida y de la sociedad.
    DEBERÍAN EMPEZAR DANDO EJEMPLO, Y PIDIENDO QUE PRACTIQUEN LA EUTANASIA CON ELLOS…

  2. Muy loable la ejemplaridad de Monseñor Reig Pla, Obispo de Alcalá de Henares, lo triste es que esta paso debería ser la regla general en la Iglesia Católica Española y Vaticana, y la mala noticia es que no es así, este hombre libre (porque la Verdad te hará libre) es la excepción y no la regla general, lo cual tiene más mérito para él, pero dice bien poco a favor del resto.

    España es un enorme campo de concentración, que de momento no precisa barrotes porque el lavado de cerebro de las televisiones los hace innecesarios, y que mientras el Senado se reúne cada 27s de enero para conmemorar hechos supuestamente acaecidos hace 80 años y en suelo extranjero que se sostienen con amenazas de cárcel para el que se atreva a ponerlos en duda (la famosa tolerancia) lo cierto es que 140.000 niños son asesinados en España no hace 80 años, sino anualmente, todos los años sin solución de continuidad, y este genocidio, del que son responsables desde el Rey hasta el último ciudadano que se muestra a favor del mismo, y también los indiferentes, pero especialmente los políticos y autoridades que lo han hecho posible y lo sostienen en el tiempo año tras año, y ello no excluye a lo que visten toga, que en este tema la toga lejos de ser una atenuante es una agravante, sitúa a España, aunque de esto no se hagan películas, como un Estado abortista = a un Estado criminal. Porque asesinar inocentes en el seno materno es un GENOCIDIO, y el sistema político español en cuanto que ampara institucionalmente este genocidio es un Estado Genocida, aunque luego tenga la jeta de acusar de genocidio a los demás.
    A este genocidio de bebés, hay que añadir el genocidio que se apunta de ancianos y desvalidos, con la Ley de Eutanasia, y la corrupción de menores con la nueva Ley de Protección (prostitución para ser exactos) de la Infancia, cuyo escalofriante contenido (arts. 9, 2º, 28, 2º, 29, 33, por no entrar en los arts. que disponen de la Policia como lo que ya es la Policía en España, una policía política de persecución de los ciudadanos que se resistan, y de la Fiscalía, a la que por el camino que vamos deberían colocarle un gorra de plato con una estrella roja y las siglas SIM ) parece sacado de una pesadilla de una película de TERROR, pero con la diferencia de que no es una película sino la realidad de la España de hoy y sus leyes es la cruda realidad paso previo del Apocalipsis si Dios no lo remedia, porque está claro que el PP votando a favor de esta Ley no lo va a remediar, y VOX oponiéndose a ella sin tampoco usar los verdaderos argumentos, de esta manera no se evita que España se convierta en un prostíbulo gigantesco que a su lado, Sodoma y Gomorra sean Lourdes o Fátima.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad