Ya hubieran querido para sí un trato remotamente parecido los prisioneros de la División Azul, (que en ese momento morían de frío, de hambre y de cien mil penalidades).

Leyendo y recordando toda la gesta, todas las penalidades,  y toda la barbarie que sufrieron los prisioneros de la División Azul en Rusia, (y del resto de camaradas de las naciones hermanas, que combatieron en el Frente del Este para salvar a la Civilización), me he acordado de unas fotografías que guardé hace tiempo relativas al trato muy diferente que los rojos recibieron de la España nacida del 1 de abril de 1939.

Creo, -es una opinión personal a la que he llegado por convicción-,  que ambos tratos, el  que recibieron los rojos tras la victoria nacional y el que recibieron los prisioneros de la División Azul,  fueron tremendamente injustos, pero por motivos bien dispares.

El primero, el trato que recibieron de los soviets los prisioneros de la División Azul  (y camaradas de las naciones hermanas en la lucha contra el bolchevismo, muchos de ellos asesinados en ahorcamientos en masa, -fotos superiores-,  como los de Minsk,   Kiev o Praga en 1946-48),  injusto por su crueldad, injusticia, y extrema dureza tanto en la intensidad del daño como en la prolongación en el tiempo del mismo (de 11 a 14 años de cautiverio en condiciones infrahumanas y espantosas),  y además cometida sobre personas de bien., porque básicamente los miembros de la División Azul, los universitarios del SEU y los no universitarios, eran de lo mejor de la sociedad española, de ahí la lección que dieron en el combate y la que dieron después en el cautiverio.

El segundo, el que recibieron los rojos, injusto también, pero por el motivo contrario, porque la mayoría de aquella chusma y de aquellos canallas no se merecían tanta benevolencia.

La gente de bien del bando rojo, -si es que alguna vez gente de bien se había identificado con el Frente Popular, viendo la deriva antiespañola y criminal del mismo-, (lo podemos ver hoy con el actual gobierno con el tema de la amnistía o con los casos de corrupción que lo que hacen es enredar, que son pura chusma, trileros y tramposos. Al margen de la ideología ¿quién en su sano juicio y a la vista de su permanente maldad y mala fe, puede apoyar a esta gentuza si no gente tan gentuza como ellos?), abrió los ojos durante los 3 años de guerra, y a la vista de los crímenes que cometían sus correligionarios políticos, si algo tenían todavía sin corromper en su corazón, se desmarcaron completamente del bando del Frente popular. Para muestra un botón: el organizador de la Quinta columna en la ciudad de Ciudad Real, -lo debe saber muy bien estudiosos de esa localidad que son colaboradores de esta página, como es el caso de D. Luis Alberto de la Guía Escobar-, era un farmacéutico del Hospital provincial (llamado D. Manuel Romero Sánchez-Herrera),  que era el Jefe local del Partido del frente popular,  Unión Republicana, pero impresionado por los primeros crímenes que presenció en la ciudad,  de jóvenes falangistas cazados por los tejados, religiosos y derechistas, consideró en conciencia que no podía permanecer de brazos cruzados y hacerle el juego a aquella chusma de los milicianos frentepopulistas.

Rojos cogidos prisioneros en el frente de Santander en 1937. Estos desgraciados serían engañados por los políticos del Frente Popular, siempre en la retaguardia para estar a salvo, por eso el Gobierno rojo se desplazó al primer peligro de Madrid a Valencia, (mientras le exigían a su gente que combatiera) para tener garantizada la huida. Cuando las cosas se pusieron negras los gerifaltes rojos salieron corriendo a ponerse a salvo en el extranjero con todo lo que habían robado, y dejaron a toda esta gente que había creído en ellos, a su suerte.
Pilotos rojos rusos y norteamericanos, derribados por la Aviación Nacional, en la prisión de Salamanca en 1938, en condiciones que ya hubieran querido sus contrarios (los pilotos de la Legión Cóndor solían ser linchados hasta la muerte si se lanzaban en paracaídas en territorio enemigo), o los prisioneros de la División Azul.
Grupo de prisioneros del ejército rojo en los alrededores de la Estación de Atocha, Madrid abril de 1939, esperando ser conducidos a los centros de detención y clasificación. Obsérvese que mantienen sus pertenencias (maletas) y que no están atados ni amenazados por guardias armados (recordemos al soldado italiano que se relata en “Embajador en el Infierno”, que se agacha en la fila un momento para coger una flor que se abre paso entre la capa de nieve, y los soviets disparan sobre él sin mediar palabra).
Presos rojos fotografiados en 1939 en el Taller de artes plásticas creado en la Cárcel de Valencia para redimir y reinsertar a los presos.
Los “trabajos forzados” de los prisioneros rojos confección de cruces para la nueva España-.

Ya hubieran querido para sí estas condiciones de vida los prisioneros en manos de los rojos, asesinados a mansalva en las cunetas y en las checas. O ya querrán para sí este trato los prisioneros alemanes cuando pierdan la guerra, más del 90% no sobrevivirá al cautiverio, o los prisioneros españoles de la División Azul soportando un cautiverio en condiciones espantosas de frío siberiano,  hambre y privaciones. De hecho cuando los prisioneros de la División agonizaban en el infierno del Gulag comunista, los rojos en España gozaban de la redención de pena por el trabajo, que les permitía tener un sueldo, cotizar o llevar a sus hijos al mismo colegio que los de los funcionarios que los custodiaban.

El libro del Doctor Alberto Bárcena sobre los presos del Valle de los caídos, ha desmontado la falsa imagen de la propaganda roja de mano esclava, cuando eran los rojos los que  solicitaban este destino por las condiciones de trabajo tan beneficiosas: vivienda, los hijos iban al mismo colegio que los hijos de los técnicos o de los militares, un sueldo, asistencia sanitaria y seguridad social etc. etc. Sin embargo  el control de los medios que posee el comunismo y la masonería es tal, que lo que llega a la opinión pública desinformada es la imagen que ha impuesto la propaganda de la leyenda negra antiespañola de los enemigos de España, siguiendo el viejo lema de Lenin: “Contra los cuerpos, la violencia; contra las almas, la mentira”.

1.- Fotógrafo rojo Pere Catalá Pic, Director del Comisariado de propaganda de la Generalitat de Cataluña, continuó su trabajo una vez concluida la guerra. Ya hubieran querido para sí un trato remotamente parecido los fotógrafos 2.- José Demaría López (Campúa) Asesinado en Madrid en 1936, por haber sido el fotógrafo de Alfonso XXIII, 3.- Ciriaco Nieto (linker) asesinado también en Madrid, o Francisco Goñi, asesinado por los rojos en Guadalajara el 6 de diciembre de 1936, por haber sido también fotógrafo de Alfonso XIII.
Prisión de Alcalá de Henares, trabajos de imprenta.
Un grupo de presos rojos, asiste a una clase de dibujo industrial en la prisión de Burgos, en 1942.
Equipo campeón del torneo de fútbol de la Prisión de Burgos
Matrimonio canónico entre dos reclusos
Madrid 25 de diciembre de 1943, a cuatro años del fin de la guerra 1001 presos condenados a muerte se les conmuta la pena, en el mismo acto se excarcela a presos con condenas de hasta 30 años. En ese momento los prisioneros de la División Azul sufrían un cautiverio implacable en condiciones peor que espantosas.
Taller femenino de Amorebieta
Cárcel de mujeres de Ventas en Madrid, frente al asesinato que propugnaban los rojos en el Madrid dominado por ellos, la España Nacional ofrece la reinserción. No se le reconocerá porque la propaganda izquierdista logrará dar una imagen bien diferente de la realidad.
Niñas hijas de presos en una clase corte y confección Hogar Escuela colegio Sagrada Familia Madrid, 25 marzo 1942.
Otra imagen de la reinserción de presos rojos. 1942, cárcel de Lérida misa en el centro para la rehabilitación de los rojos.
Mural realizado por los presos rojos en la cárcel

2 respuestas a «Ya hubieran querido para sí un trato remotamente parecido los prisioneros de la División Azul, (que en ese momento morían de frío, de hambre y de cien mil penalidades).»

    1. Pues que lástima que no tuviera más tiempo, deberían dárselo en otro momento hasta completar su investigación, porque lo explica muy bien. Así debería haberse explicado( y explicarse en el futuro )en las aulas; es el único pero que puedo ponerle a la democracia franquista; pero comprendo que quisiera borrar toda alusión al odio desatado en ese periodo de cara a las futuras generaciones. Yo hubiera querido saberlo, y como yo muchos otros. Creo que se podía haber hecho, y se debía, sin por ello reabrir heridas, de forma que fuese fríamente y apoyándose en el perdón, que si se llevó a cabo en la práctica como se señala. En esos libros de formación nacional( que conservo ), no solo debería haberse puesto la vista en el futuro. Hoy ese vació lo llenan los malos de turno con mentiras hipócritas que encima, intentan imponer desde la dictadura mediática al servicio del anglosionismo nazi del NOS/M comunistoide, que nos trajo aquella guerra fratricida y todo lo demás.

      La Republica de turno, es el medio habitual de los que controlan el mundo, mediante el cual la revolución, si toca( si no lo consigue de otro modo ), tienen la posibilidad fácilmente tomar el poder en su momento.
      La Republica( Platón ), es el fin( toma del poder )que justifica cualquier medio( Maquiavelo/Ilustración neoclásica ).

      Los mejores gobernantes que hemos tenido( Franco, RRCC ), han sido los que han tenido a su vez el freno moral del Cristianismo; porque ese baluarte no se vence con el soborno o el chantaje( talón de Aquiles de las democracias ); solo con el crimen( Carrero ).

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad