Ya tenemos los resultados. ¡Ahora, tendrá la gente que votar!

Hace unos días empecé una serie de artículos, iban a ser tres, sobre los vascos y su historia. No eran mero cumplimiento tras las elecciones vascas, sino que las personas que saben leer, no me refiero simplemente a juntar letras, palabras y frases, sino además a comprender las ideas, que ellas en conjunto nos informen y además nos ayuden a pensar. Algo verdaderamente difícil hoy en día, pues hemos pasado en tiempos de “la oprobiosa dictadura”, donde mal que bien apenas había un 5% de analfabetos, a las cifras de “la maravillosa democracia” donde: existe más de un 10% de analfabetos y quizás un 35% de analfabetos funcionales, quizás más, con lo cual lo que yo escribo solo la mitad de la población está en disposición de poder entenderlo.

Pero, volvamos al artículo inicial al que me refería antes. Si ustedes recuerdan, los apologetas de “la maravillosa democracia” nos decían a eso de las 24.00 desde Vitoria, el día de autos: terminado al 99,98% escrutado, había un empate entre tirios y troyanos para ostentar el puesto de presidente del desgobierno de la autonomía de las provincias vascongadas. Perfecto, el 99,98% de los votos escrutados y contabilizados por una empresa privada denominada INDRA. ¿Y lo dan por finalizado? Bueno, ¡NO!, porque en la rueda de prensa ya advirtieron que faltaba contabilizar los 90.000 votos de los residentes en el extranjero, el denominado voto CERA. Luego faltaban bastantes votos para contar, digo yo.

En realidad, aunque faltaban votos, estaban todos tan contentos y ya habían cerrado todos los tratos posibles. De hecho, desde el día siguiente, todo parecía quedar claro. Sin embargo, yo me pregunto: Si como explicó el portavoz del desgobierno vascuence hablo del estrecho margen de votos para adjudicar algunos puestos de diputados en el parlamento vascongado. Hablaba de 100 o incluso menos votos entre unos y otros. Espero que les quede claro, igual que a mi, porque vienen más preguntas e incógnitas a continuación. Para ser exactos las mismas que debieran haberse planteado los periodistas y los medios que cobran subvenciones del desgobierno de Madrid y por supuesto del vascongado.

Esos 90.000 votos, ¿se contaron?, seguramente se hizo, pero… ¿cuales fueron los resultados?… Vaya usted a saber. De todas formas, aparte de a los electores demócratas de buena fe y corazón ¿a quién le importa?. Me da la impresión que a nadie. Sobre todo y lo más probable, es que casi seguro que los resultados de aquella noche de domingo, al figura que va de portavoz se le olvidó decir que eran meramente provisionales. Creo que la Ley Electoral dice muy claramente que los resultados obtenidos de la suma realizada por los enviados por la Junta Electoral para hacer una encuesta provisional inmediata, lo serán (provisionales), hasta la suma de las actas y el añadido del voto Cera, cinco días después, es decir el viernes siguiente. Ese viernes se proclamaran definitivamente los resultados por la Junta Electoral de las Provincias Vascongadas.

Bueno, pues yo no sé qué ha pasado, pero “La Cortina de Humo” que se ha creado, ha servido para que a nadie le importe lo más mínimo los resultados del voto Cera y por supuesto a nadie le preocupa, si se han cotejado los resultados provisionales recabados por los empleados de INDRA en sus tabletas digitales, algo completamente irregular, por no decir algo más fuerte, ni tampoco nadie puede asegurarnos que se hayan comprobado convenientemente las sumas de las actas de cada mesa, ni la de todas las mesas, provincia a provincia. Bueno, a nadie le preocupa mucho esto, de hecho a nadie le preocupa, en toda España, desde que Aznar era Presidente del Consejo de Ministros.

Por eso cuando se han proclamado los resultados por esa Junta Electoral y todo el mundo ha sonreído y tomado posesión de sus correspondientes actas de diputado, y todos tan contentos. Yo también estoy contento. Pues, tras sesenta y nueve años en este mundo, he descubierto, que mis pensamientos, del año 1978, acerca de la democracia y su sistema de elección de representantes eran al final como yo pensaba. Mejor dicho, eran exactamente lo que yo pensaba. Y ahí lo dejo…

Post Data. La próxima semana seguiré contando la historia genuina de esos vascos que vinieron a pie desde Armenia, ¿o fue Chechenia?


5 respuestas a «Ya tenemos los resultados. ¡Ahora, tendrá la gente que votar!»

  1. Si todo el mundo entendiera que no somos dueños de nuestras decisiones, el mundo se derrumbaría. Los algoritmos son las decisiones programadas, la cuestión es comprender al arquitecto que lo programa, ese misterio imposible de comprender para el profano.

    Saludos cordiales

  2. Don José Antonio, haga usted como el pueblo español y preocúpese solo de las cosas importantes de la vida: la terracita al aire libre, la playita, la cervecita fresquita, las buenas tapas, la barbacoa, el «furbo», etc. Relájese… ¡No sea tan tiquismiquis con ese asuntillo del recuento de los votos!

    1. Pues lleva usted razón, oportunidad tuvimos en cortar este rollo cuando aun vestía uniforme, pero los cobardes son como las setas, abundan demasiado

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad