Yo no olvido: claves que conducen a la verdad de la masacre del 11-M

[Sentencia 212/2008 del Juzgado de 1.ª Instancia Nº. 56 de Madrid:

Fundamentos Jurídicos
Quinto

“Igualmente, opinar que el 11 M se engendró muy probablemente en el seno o al menos en el regazo del Estado (…) es hipótesis protegida por la libertad de expresión, aunque a algunos les pueda parecer sorprendente y disparatada y a otros, por el contrario, factible dado el antecedente del llamado caso Gal. Y el instar a las autoridades competentes una investigación para determinar si se ha producido alguna infracción o actuación delictiva entra también dentro del ámbito de la libertad de expresión”].Para tratar este tema antes hay que tener claras dos realidades.

Una realidad es que, si los 192 asesinados se levantaran de sus tumbas y como una sola voz nos gritasen a todos el nombre y apellidos de los que idearon, planificaron y ejecutaron la masacre del 11-M, el porqué lo hicieron y cómo lo llevaron a cabo descubriéndonos hasta los más mínimos detalles, pues así todo, habría no cientos o miles sino millones de personas que no les creerían. Y eso no sería nada nuevo (Lc 16: 27-31 y Jn 11: 17, 25-26, 39, 43-44. 12: 9-11), pues se trata del fanatismo religioso o laico; es decir, se trata de la patología de una mente deformada y deformante.

Y la otra realidad es simplemente un recordatorio, y es que la masacre del 11-M está dentro de lo que se conoce y denomina “secretos de Estado”; es decir, que existe un límite a la investigación de esos casos, una línea invisible que nadie puede traspasar, y como haciéndonos un favor a modo de advertencia se nos dice con toda naturalidad: “Algunas cosas es mejor que no se sepan nunca”. Y quien lo afirma es un antiguo general y ex director de los servicios secretos españoles, Andrés Cassinello Pérez: El País.com, 18 de mayo de 2008.

El 11 de marzo de 2010 «coincidiendo con el sexto aniversario de la matanza de Madrid, el Rey recibió en el Palacio de la Zarzuela a los representantes de las tres asociaciones que agrupan a víctimas de los atentados de Madrid. El momento más sorprendente se vivió cuando algunos de los presentes manifestaron sus dudas acerca de la posibilidad de que el 11-M hubiera sido un crimen de estado y le dijeron a don Juan Carlos que lo que querían, en definitiva, era conocer toda la verdad acerca de aquellos atentados que continúan sin esclarecerse. En ese momento, el Rey, ni corto ni perezoso, les contestó: «Pues lo lleváis crudo. ¡A mí todavía me ocultan cosas del 23-F!». Las víctimas presentes en la reunión no daban crédito a lo que acababan de oír»: Libertad Digital.com, 14 de febrero de 2011.

Semejante respuesta de Juan Carlos Borbón Borbón recuerda a la que su admirado Rodríguez el necrófilo dio a la víctima del terrorismo María Jesús Rodríguez madre de Irene Villa: «Cuando le dije que se pusiera en mi lugar me dijo: «estoy ya en tu lugar porque a mí me han matado a mi abuelo»: Periodista Digital.com, 20 de febrero de 2006.

Si en España hubiera justicia -que no la hay- y si todos, todos, fuéramos iguales ante la ley -que no es verdad-, Juan Carlos Borbón Borbón podría ser citado ante un juez como testigo y seguramente saldría como imputado: por lo que no quiere saber cuando debería y podría saberlo, o por todo lo que sabe y dice que no sabe. (El ex presidente del Gobierno, el socialista Felipe González Márquez y el caso GAL: «Él sabía que la mejor forma de defenderse era atacando, advirtiendo que no estaba dispuesto a recorrer solo ese vía crucis, y que si el nuevo Gobierno tenía la intención de utilizar a la Justicia para sentarle en el banquillo, estaba decidido a llevarse a unos cuantos por delante, empezando por uno muy principal: Su Majestad el Rey. Los mensajes de Felipe, con su implícita carga de profundidad, causaron gran conmoción en Zarzuela. El riesgo de que el personaje, sintiéndose amenazado por el caso GAL, tirara de la manta llevándose por delante todo el edificio constitucional no podía ser obviado. El entorno del Monarca -sin duda el más asustado- estaba, sin embargo, convencido de que el ex presidente jamás realizaría una declaración comprometedora contra la Corona, aunque sí haría todas las maniobras previas necesarias para no llegar a sentarse en el banquillo, incluyendo, por supuesto, la advertencia de que también el Rey estaba al corriente de lo ocurrido»: Jesús Cacho. El negocio de la libertad. Madrid, 1999, pp. 379, 383 y 384).En definitiva en este caso del 11-M como en todos, no hay que ser ni optimistas ni pesimistas, simplemente hay que ser realistas, porque la verdad de todo, incluida también la verdad sobre la masacre del 11-M, la sabremos el Día del Juicio Final.
Con el magnicidio de Luis Carrero Blanco el 20 de diciembre de 1973 quedaron claramente al descubierto dos cosas.
Una, que existía –y existe- toda una red tendida en todos los estamentos de la sociedad española, formada por militares, guardias civiles, policías, empresarios, políticos, profesionales del Derecho, médicos forenses, profesionales de los medios de comunicación, y terroristas filtrados y controlados por los servicios secretos españoles y servicios secretos extranjeros. (Hace unos años un conocido escritor religioso y sacerdote, cuando él sabía por el cáncer que padecía que tenía los días contados –dijo que le quedaba unos meses de vida y acertó-, confesó que había trabajado para el Mossad, y que un jesuita le había querido reclutar con un buen sueldo para la CIA).
La otra cosa es que de ese magnicidio transformado después en cuento, alguien extrajo enseñanzas para el futuro sobre cómo sería el comportamiento ético y moral y el grado de abyección al que podrían llegar los españoles: si se tragan ese cuento se lo tragarán todo. Acertó.El Sindicato Unificado de Policía (SUP). SUP.es, el 22 de diciembre de 2011  escribe: “11-M teoría de la conspiración. Hemos dicho muchas veces, que no creemos en la “teoría de la conspiración”. La teoría de la conspiración es la que empezó señalando a ETA como autora de los atentados y luego evolucionó para dejarla en una mezcolanza donde ETA, políticos del PSOE, policías (cientos de ellos de información, seguridad ciudadana, UIPs, TEDAX, etc.) espías, guardias civiles… se habían “complotado” para cambiar el Gobierno del PP por el del PSOE”. (Y más  ampliamente, 9 de diciembre de 2011: Los atentados del 11-M y la «teoría de la conspiración»).

Hay que reconocer que es un buen resumen de la “teoría de la conspiración”, lo grave es que quien lo afirma no son “contadores de nubes” sino policías. No quiero perder mucho tiempo, miren ustedes, tengo ante mí la portada de El País del 11 de marzo de 2004: Matanza de ETA en Madrid. Más, declaraciones del comunista Gaspar Llamazares: «La barbarie nazi cometida por ETA”. Más, el socialista José Bono: “ETA es capaz de hacer esto porque es lo único que sabe hacer”. Más, el secesionista vasco Juan José Ibarretxe: “ETA ha pretendido dinamitar la democracia, y que la gente pueda expresarse en libertad”. Y más, el socialista y aspirante al gobierno José Luis Rodríguez: “Estamos ante el atentado más horrendo que haya cometido nunca ETA”. ¿Saben los señores policías del SUP quiénes sabían –no creían, SABÍAN- que no había sido la banda asesina y secesionista de izquierdas ETA la que había cometido la masacre? pues la propia ETA por medio de su portavoz “el Gordo”, y también lo sabían los servicios secretos estadounidenses y franceses –entre otros y que sepamos- que tuvieron el detalle de informar a sus correspondientes autoridades.

Miren ustedes señores policías del SUP y todos los que piensen, opinen y suscriban lo que ustedes afirman, me es indiferente que me tachen de “conspiranoico” o de paranoico que viene a ser lo mismo, eso no es lo que me importa porque lo que importa de verdad es lo siguiente. Carlos Alberto Estévez Vaamonde y Francisco Mármol Moreno escribieron un libro en 1998 titulado Carrero, las razones ocultas de un asesinato, del que transcribo literalmente las páginas 215 y 217:

“El mismo día y a la misma hora que el presidente Carrero Blanco fue asesinado, muy cerca de él y sin él saberlo se encontraba un coche camuflado ocupado por agentes de la Unidad Operativa de la “Segunda Bis”, perteneciente al Alto Estado Mayor. Cuando el coche de Carrero salta por los aires en la calle Claudio Coello, la unidad de inteligencia recibe la orden de volver a su centro de operaciones y no hacer acto de presencia en la zona, y cuando los integrantes de ese equipo cruzaron la puerta del centro de Operaciones Especiales comentan: “Nos lo hemos llevado puesto. Menudo agujero hemos hecho”. Estas palabras que se presentan a pocas interpretaciones han sido recogidas literalmente de quien nos lo han contado, alguien que se encontraba en ese lugar en aquel momento.
Recientemente otro militar implicado en el intento de golpe del 23-F, el comandante Ricardo Pardo Zancada, quien también estaba en aquellas fechas en el SECED a las órdenes de San Martín, en la presentación de su libro 23-F. La pieza que faltaba aseguró que el transcurso del consejo de guerra de Campamento “sonó como un trallazo cuando el comandante Cortina (de los Servicios Operativos Especiales del CESID), al ser preguntado por la presencia de coches de los servicios aquella tarde en las inmediaciones de Congreso, respondió: “También el día del asesinato de Carrero había coches en la calle”. Tras esta declaración que sonaba a clara amenaza, ningún miembro del Tribunal siguió insistiendo en el tema. Cortina resultó absuelto ante el asombro de todos.

Cte. Cortina Prieto

En las preguntas que presenta el letrado Rogelio García Villalonga, en el consejo de guerra de Campamento para juzgar los hechos acaecidos el 23 de febrero de 1981, postulado en nombre de su defendido, el comandante de Infantería José Luis Cortina Prieto, en el punto número quinto repite esta misma cuestión relativa al asesinato de Carrero Blanco. La pregunta textual es la siguiente: “Diga cómo es cierto, sabe y le consta que ha sido frecuente el hecho de que vehículos del personal perteneciente al organismo al que está adscrito hayan coincidido con acontecimientos de tan suma gravedad como los del asesinato del almirante Carrero Blanco o del atentado contra el general Esquivias”. ¿Qué hacían realmente aquellos coches cerca del lugar del atentado? ¿Se trata de una casualidad más? ¿Por qué nunca se ha explicado este hecho? Y ¿por qué lo saca a relucir el comandante Cortina en el juicio de Campamento, sabiendo como sabe cuáles fueron los comentarios, cuando menos equívocos, de sus agentes al regresar al centro aquella mañana del 20 de diciembre de 1973? Y otra cuestión más, ¿por qué no acudieron a la calle Claudio Coello cuando sonó la terrible explosión? ¿No hubiera sido más lógico, tratándose de unos agentes de operaciones especiales, que, al menos, por simple curiosidad, se hubieran interesado por lo que sucedía? ¿Qué tiene que ver el 23-F con el asesinato de Carrero? ¿Se trata de un capítulo más de esa todavía no suficientemente aclarada transición política?».

Y como nada más creo necesario añadir paso a las dos claves.

Primera clave: Jorge Dezcallar Mazarredo.

Este sujeto era el máximo responsable de los servicios secretos españoles, pues era el director del Centro Nacional de Inteligencia cuando ocurrió la masacre del 11-M.

Este sujeto afirmó en su comparecencia ante esa mascarada denominada Comisión Parlamentaria del 11-M, “que el servicio secreto estuvo un poco fuera de juego, estábamos fuera de la investigación”: El País.com, 19 de julio de 2004. Y hasta se permitió hacerse el gracioso y echarse unas sonrisitas al comparar su situación con “aquello de Claudia Schiffer: ¿para qué lo quieres hacer si no lo puedes contar?”: El Mundo.es, 19 de julio de 2004.

a) ¿Quién aconsejó, influyó u ordenó que ese sujeto fuese nombrado embajador de España en Marruecos desde el año 1997 al 2001?
b) ¿Quién aconsejó, influyó u ordenó que ese sujeto pasase de la embajada de España en Marruecos a ocupar el mando y la dirección de los servicios secretos españoles, el CNI?
c) ¿Quién aconsejó, influyó u ordenó que ese sujeto fuese sacado del CNI después del 11-M para blindarle con la inmunidad nombrándole unos meses después –en junio- embajador de España en el Vaticano?
d) ¿Quién aconsejó, influyó u ordenó que ese sujeto pasase de la embajada en el Vaticano a ocupar un alto cargo directivo en Repsol?
e) ¿Quién aconsejó, influyó u ordenó que ese sujeto saliese de Repsol para volver a blindarle con la inmunidad al ser nombrado embajador en Washington en julio de 2008?

Creo que con esto queda demostrado que no fueron los asesinos de ETA ni los moritos del Lavapiés quienes apadrinaron, promocionaron y protegieron al sujeto Jorge Dezcallar Mazarredo. Y lo que resulta evidente es que, el padrino, promotor y protector de ese sujeto es el planificador o uno de los planificadores del 11-M.
[MÁS PREMIOS PARA LOS DEL CNI…:

«Elena Sánchez Blanco, que ingresó en el entonces Centro Superior de Información para la Defensa (Cesid) en 1983, irá destinada a uno de los puestos más relevantes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI): jefa de la delegación en Washington y, como tal, interlocutora con la CIA y los demás servicios de inteligencia estadounidenses»: El País.com, 3 de agosto de 2012].

Torronteras Gadea

Segunda clave: La desaparición del cadáver del policía Francisco Javier Torronteras Gadea: Los Intocables.

Francisco Javier Torronteras Gadea fue el subinspector GEO (Grupo Especial de Operaciones) que dirigió las fuerzas policiales encargadas de intervenir en el piso de Leganés, Madrid, el día 3 de abril de 2004.

Uno de los vecinos de ese piso, tabique con tabique, era un policía que se dedicaba a las labores de información, lo que quiere decir es que ese piso donde se alojaban los supuestos terroristas islamistas estuvo en todo momento controlado por la policía.

El piso de los supuestos terroristas islamistas sufrió una explosión y dentro se encontraron siete cadáveres de los supuestos terroristas. Como consecuencia de la explosión, un objeto impactó en el policía y jefe de la operación Francisco Javier Torronteras Gadea, resultando muerto en el acto. Al día siguiente 4 de abril, su cadáver fue colocado en un nicho del Cementerio Sur de Madrid.

a) El enterramiento estuvo controlado en todo momento por la policía, y por expreso deseo de la familia el acto se celebró en la más estricta intimidad.
b) El nicho donde fue colocado el ataúd carecía de identidad alguna y solamente en su placa de mármol figuraba el número 80.

El 19 de abril varios individuos se dirigieron al nicho, y con un pico sin mango o palanqueta y una pala, sacaron el féretro con el cadáver dentro y lo colocaron en una carretilla que también habían llevado. El lugar donde estaba el nicho era una zona visible, por lo que trasladaron en la carretilla la caja con el cadáver a unos 700 metros, a una zona más resguardada de posibles testigos y a 15 metros de la tapia del cementerio. A continuación, rociaron el féretro y el cadáver con gasolina que también habían llevado y prendieron fuego.

1º. El nicho donde fue colocado el féretro con el cadáver sólo lo conocían sus familiares y algunos policías.
2º. Los individuos que extrajeron el féretro, quitaron mediante un pico o palanqueta la placa de mármol y la volvieron a colocar como estaba, no querían que nadie sospechase que se había extraído el cadáver.
3º. Lo ocurrido en el cementerio no fue un acto espontáneo sino estudiado y planificado. Los individuos parece que conocían los horarios y las rondas de los vigilantes del cementerio, y se presentaron allí con el material que necesitaban: pico o palanca, pala, carretilla y gasolina.
4º. Que los individuos transportasen el ataúd con el cadáver 700 metros y a 15 metros de la tapia del cementerio han hecho sospechar a algunos, que lo que pretendían esos individuos era llevarse el cadáver, y que como no pudieron por alguna razón decidieron quemarle.
5º. Pero lo que parece más probable, es que después de sacar el cadáver del nicho, buscaran una zona resguardada de posibles testigos y cerca de la tapia para una pronta escapada en caso de peligro, y con la gasolina que habían llevado rociaron el féretro y el cadáver prendieron fuego y saltaron la tapia.

Entierro de Torronteras Gadea

Los vigilantes del cementerio vieron el humo y avisaron a la policía, la policía acudió y después se identificó el cadáver calcinado por el fuego como el del policía Gadea.

El propósito que llevaron a esos individuos al Cementerio Sur de Madrid era hacer desaparecer el cadáver del policía Gadea, objetivo que consiguieron pues al día siguiente los restos del cadáver fueron incinerados.

El cadáver de Francisco Javier Torronteras Gadea fue reducido a cenizas y al silencio; pero precisamente ese silencio se unió al tiempo para formar una reveladora realidad, a la que no hay que llamar ni confundir con la incompetencia sino que se trata de encubridora complicidad: “El Ministerio del Interior ha dado a la resolución de este caso la máxima prioridad. El propio ministro, José Antonio Alonso, ha mostrado su interés por que sea resuelto cuanto antes y así se lo ha hecho saber a los mandos policiales”: La Vanguardia, 21 de abril de 2004, p. 24: nada.

Los socialistas responsables que han pasado por el Ministerio del Interior han manifestado alguna vez y en pocas palabras, que el asunto iba a resolverse en unos pocos días: nada.

La última vez que públicamente se hizo mención del caso fue el director general de la Policía y Guardia Civil, el socialista Joan Mesquida Ferrando, que con motivo de su visita al cuartel de Guadalajara del Grupo Especial de Operaciones (GEO), grupo al que perteneció Francisco Javier Torronteras Gadea, el socialista afirmó, que se “está siguiendo una línea muy sólida de investigación que puede producir resultados de forma breve”: El Decano.es, 5 de abril de 2008. Días después, el 14 de abril ese socialista dejaba su cargo y era nombrado Secretario de Estado de Turismo. Ha comenzado el año 2012: nada.

Nada, silencio total de los cómplices encubridores socialistas. Silencio total de los incompetentes y cobardes tontos lelos del Partido Popular. Y silencio total en esta abyecta España.

En definitiva: ¿quiénes eran esos individuos a los que les ordenaron la misión de hacer desaparecer el cadáver del policía Gadea? yo les llamo Los Intocables. ¿Y quién ordenó esa misión a esos individuos? ¿Y quién protegió y sigue protegiendo a Los Intocables?

(La Gaceta (Intereconomia.com), 10 de marzo de 2012: «La empresa que custodia el vagón del 11-M denuncia el asalto a sus instalaciones. Entraron la noche del sábado, el día después de que la Fiscalía ordenara investigar los restos. «Está claro que no eran cacos. Huyeron muy rápidamente. Se mostraron muy ágiles al asaltar uno de los muros del recinto. Se notaba que tenían un conocimiento exhaustivo del lugar«. Ni chatarreros, ni cacos, ni moritos, ni etarras, los de siempre en estos casos: Los Intocables).

Del magnicidio de Luis Carrero Blanco transformado después en cuento, alguien extrajo enseñanzas para el futuro sobre cómo sería el comportamiento ético y moral y a qué grado de abyección podrían llegar los españoles: si se tragan ese cuento se lo tragarán todo. Acertó.


11 respuestas a «Yo no olvido: claves que conducen a la verdad de la masacre del 11-M»

  1. Gracias por publicarlo.
    Y un aviso para tontos y asustados: con la conmoción de la sangre y de la muerte, a si es como la izquierda da los vuelcos electorales.
    «a). ETA. Antes que nada hay que afirmar, que si la banda terrorista en su fundación se hubiese declarado carlista y de derechas no habría durado ni un año. A nadie le tendría que extrañar que entre la ETA y el PSOE se hayan hecho favores más de una vez, al fin y al cabo ambos son camaradas de izquierdas y saludan con el puño en alto.
    Ejemplo de favor fue el 19 de abril de 1995 con el atentado con bomba contra el líder de la oposición, José María Aznar López, y cuya explosión costó la vida a Margarita González Mansilla. Unas semanas antes del atentado “(…) responsables políticos del Ministerio de Justicia e Interior abortaron el pasado mes de marzo, una operación policial en el sur de Francia para detener a la actual cúpula de ETA”: El Mundo, 16 de agosto de 1995. Menos de 24 horas antes del atentado el ministro de Interior y Justicia, el socialista Alberto Belloch había asegurado al militante del PP, Jaime Mayor Oreja, “que el PP no era objetivo inmediato de ETA”: El País, 22 de abril de 1995, p. 15. Y “hasta una hora y diez minutos después de la acción terrorista no se dio la orden para llevar a cabo la “operación Jaula”: El Mundo, 21 de abril de 1995. Y para rematar la gravedad del caso, el miserable mensaje de José María Aznar López al Comité Ejecutivo de su partido: “El PP tiene que pasar página de todo lo sucedido y recuperar la normalidad electoral”: El Mundo, 25 de abril de 1995.
    Otro ejemplo de ayuda mutua fue el asesinato del socialista vasco Isaías Carrasco Miguel, asesinado el 7 de marzo de 2008 dos días antes de las elecciones generales, asesinato predicho seis semanas antes por Joan Valls: ETA frente al 9M. Debate 21.com, 23 de enero de 2008.
    Y el último ejemplo de ayuda mutua :
    El 25 de diciembre de 2003 son detenidos tres terroristas de ETA con 28 kilos de titadine, y una maleta con 20 kilos de explosivos que había sido facturada para la estación de Chamartín de Madrid, estación que según la policía pretendían volar.
    El 29 de febrero de 2004 son detenidos en Cañaveras, Cuenca, dos terroristas de ETA con una furgoneta y 536 kilos de explosivos también con destino Madrid.
    La trampa estaba perfectamente tendida, ETA se había prestado con sus terroristas y cargamentos de explosivos a llamar y distraer la atención; así pues, todo el mundo estaba perfectamente concienciado de que si alguien se tiraba un pedo en Madrid nadie dudaría que había sido ETA: El País, 11 de marzo de 2004, portada: “Matanza de ETA en Madrid”.
    https://lossegadoresdelfindelmundo.blogspot.com/2010/09/objetivo-asesinar-esperanza-aguirre.html

  2. Gracias a Ángel Manuel González Fernández por publicar tantas verdades.
    Solo añadir el tema «tabú» del Expediente Royuela – auténtico y validado por una prueba de lingüística forense de la que soy autor y como experto en «análisis textuales- en una pieza aparte que la familia Royuela no menciona como la obtuvieron y, donde constan pagos de mucho importe efectuados en Suiza a miembros de ETA, de individuos con nombres y apellidos musulmanes que pueden ser de los servicios secretos marroquíes y, otros que pudieran ser miembros de los servicios secretos franceses. Lo que escribo es cierto y no hay ningún juez en España con Honor y Valor para investigarlo. Los datos anteriores prueban que la «teoría oficial» del 11-M es una ABSOLUTA MENTIRA.
    Los pagos fueron hechos por el PSOE, de manera que, sin lugar a dudas, este partido y todos sus dirigentes son CRIMINALES.
    Rodríguez Zapatero, Felipe González o bien ordenaron los asesinatos o estaban al corriente.
    De González, qué decir, un MISERABLE, cobarde y corrupto, destructor de España, creando una deuda pública impagable ya en sus años y que los demás cobardes, corruptos y malvados presidentes que ESPAÑA, nuestra PATRIA, ha tenido, solo la han acrecentado.
    Nadie del PP, excepto Gregorio Ordoñez -por eso lo mataron – se salva de la cobardía, mentira, corrupción e ignorancia.
    Lo que dice Ángel Manuel respecto al conocimiento del PSOE sobre los atentados, crímenes y secuestros de ETA, es totalmente cierto. La conexión ETA-PSOE está más que documentada y probada. O han sido ellos los instigadores de crímenes o lo sabían y el «muerto» les interesaba que falleciera… Terrible.
    Lo he vivido en mi San Sebastián del alma, en mi propia persona, sobreviviendo a un secuestro del que me libré por el Auxilio de Dios, porque Dios existe y lo evitó.
    En lo que se refiere a Carrero Blanco, los servicios secretos españoles lo sabían y NO hicieron nada para salvarlo… La CIA movió los hilos para que ETA se encargara de ejecutar al extraordinario Carrero.
    Saben los lectores que NO soy franquista, pero Carrero era, a pesar de su edad, la única persona con HONOR y PRINCIPIOS para que los muertos por DIOS y por la PATRIA no fueron ni mancillados ni olvidados.
    La corrupción y la falta de ideología de muchos Ministros de Franco era palpable y no hace falta demostrarlo.
    Como muestra el Ministro del Movimiento, Adolfo Suárez, un repugnante traidor y perjuro, ignorante y miserable que engañó a los españoles de buena fe y dio origen a esa abyecta y atea constitución del 78.
    Perdón por la extensión.

    1. Qué se puede esperar de un juez rojo que para tomar posesión de su puesto de juez solicitó permiso al CGPJ para hacerlo con la medalla de su abuelo, Juez rojo en la Málaga de las chekas,, que después de la guerra lo único que se hizo con él fue apartarlo de la carrera judicial (las famosas cunetas de Franco otra vez)

  3. Este crimen fue tremendo, pero más tremendo aún que el propio crimen, -si es que ello es posible-, es la actitud de todos los partidos políticos parlamentarios de tapar este asunto, la corrupción en el Poder Judicial para que el juicio fuera una farsa, y luego retrata con nitidez 8K:
    – al CNI, (a todo él, agentes y mandos)
    – al Servicio de Información y Generales de la Guardia civil ,
    – y a los altos mandos de los tres ejércitos de cartulina, que no saben no contestan, salvo para decir que ellos están «para minimizar las críticas» en las redes sociales al Gobierno, o que «la Armada está para ayudar los cayucos» que lanza el Rey de Marruecos contra las Canarias.

    Los ejecutores del atentado y los que lo planearon y decidieron, están tan frescos riéndose de todos, porque una de las características de las sociedades izquierdistas y liberales y garantizar la impunidad al hampa, en especial a los terroristas.

  4. Calificó el artículo de información excelente. Este artículo lo difundo allende los mares y lo conservo para el futuro cuando se ruede la mejor película de horror e intriga. Muy buenos los comentarios, el del sr. Caballero inmejorable, son todos ustedes una biblioteca y un libro abierto, son una fuente de luz que disipa las sombras del mundo.

  5. Para mi no son 192 víctimas,son 193.
    Mi padre al ver las imágenes por televisiòn y debido al disgusto sufriò un infarto falleciendo la madrugada del día 13.

  6. “Los tres hombres rubicundos que juegan a las cartas, con el sombrero echado sobre la nuca, son los guardias. No son malos individuos, tienen mujer, hijos y pequeñas dificultades como todo el mundo, pero detendrán a los acusados, dentro de un instante, con la mayor tranquilidad del mundo. Huelen a ajo, a cuero y a vino tinto y no tienen ninguna imaginación. Son los auxiliares, siempre inocentes y siempre satisfechos de sí mismos, de la justicia. Por el momento, hasta que un nuevo jefe de Tebas con el debido mandato les ordene detenerlo, son auxiliares de justicia de Creón”.
    (página 127)

    “Nos insultarán. Nos tomarán con sus mil brazos, con sus mil rostros y su única mirada. Nos escupirán a la cara. Y tendremos que avanzar en el carro en medio del odio de ellos, y su olor y sus risas nos seguirán hasta el suplicio. Y allí estarán los guardias con sus caras de imbéciles, congestionadas, sobre los cuellos rígidos, con sus grandes manos lavadas, con su mirada bovina, y comprendes que podrás gritar, tratar de hacerles entender y ellos como esclavos harán todo lo que les han dicho, escrupulosamente, sin saber si está bien o está mal…»
    (Página 137)

    Dialogo entre Ismelda y su hermana Antígona
    ”Antígona», en la versión de Jean Anouilh, Editorial Losada SA, Buenos Aires, 1ª edición 2009. Creo que retrata a la Policía, -su mediocridad y su capacidad para servir lo mismo a Juana que a su hermana, si está en el poder lo mismo le da lo que les mande-, con bastante nitidez.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad